Acuario Gallo

El Acuario Gallo triunfará con facilidad y fracasará con facilidad

La alternación de buena y mala suerte forma siempre parte de la vida de un Gallo, sea cual fuere el signo bajo el que haya nacido. Sin embargo (y es un sin embargo de importancia), Acuario, reservado y anticonvencional, signo del amor fraternal y la buena voluntad general, posee exactamente la cualidad que necesita el Gallo para evitar pasar años escarbando la tierra en busca de un buen gusano. Los Acuario son visionarios lúcidos cayo desapego, aunque a veces exasperante, salva al Gallo.
En lo emocional, este nativo no se apega jamás a la buena suerte. Algo le dice que lo único permanente en su vida es el cambio. El Acuario Gallo se guarda bien de invertir su alma en ninguno de sus miles de proyectos y planes, ya sean sentimentales, artísticos o mercantiles. Este sujeto comprende la naturaleza efímera de la felicidad. Claro que lanzará algún kikirikí cuando las cosas le vayan bien y se quejará amargamente en los períodos de vacas flacas. Pero en él hay algo que nos dice que nunca creyó por entero que la dicha iba a durar eternamente.
No es que el Acuario Gallo sea una suerte de indiferente que contempla la vida encogido de hombros. Nada de eso. Por lo general tiene una disposición alegre y personifica el entusiasmo y el compromiso. Pero rasquemos un poco su superficie. Sus cicatrices se hallan hábilmente ocultas bajo sus ropas coquetas y sus accesorios elegantes. Acaso camufle su desencanto bajo un ramo de rosas, pero no deja de estar allí.
El amor del Gallo por las apariencias se halla en conflicto con el altruismo de Acuario. Lo malo es que el Gallo es obstinado y no quiere renunciar a los signos exteriores del éxito. Los Gallos quieren actuar, eso es todo. El Acuario, lúcido, clarividente y boy-scout, no tiene demasiadas oportunidades metido en la piel de un Gallo conservador y empecinado, aunque en oportunidades logra firmar un armisticio con el Gallo peleador y autoritario y se conforma con otorgar cierta humanidad a los sucesivos esfuerzos del Gallo para obtener el éxito. Ambos signos son francos y Cándidos. Este nativo tiene muchas cosas buenas de qué sacar partido.
En la vida este nativo nunca es víctima de nadie, salvo de sí mismo. Como es lúcido, conoce sus falencias. Pero puede tornarse neurótico y negarse a mirar la verdad cara a cara, pues este no es su punto fuerte. El Acuario Gallo disimula la verdad para protegerse. A veces trata de torcer la ley o manipularla un poco. Le gusta manejar la verdad para adecuarla a sus necesidades.
Este nativo es algo anticuado y tradicionalista. Le atraen la sociedad y las costumbres establecidas. Es astuto y artero, pero no quiere que nadie se dé cuenta… y mucho menos él mismo.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *