Acuario y el Amor

Acuario y el Amor

John Travolta es del signo Acuario.

En amor, el Acuario es de concepciones muy libres, claras e independientes. Las relaciones que para los demás son utópicas, o quizá para el siglo XXIII, para el Acuario son normales, y por nada del mundo renunciará a ellas, aun al precio de quedarse solo.

Y es que Acuario tiene terror a perder su independencia, a las concesiones, a las medias tintas, y no soporta la rutina, el aburrimiento, las costumbres fijas; se ahoga.

Desde luego, en el Acuario es posible todo. Por ejemplo, que suene el timbre y recibas un telegrama urgente. Extrañado y sospechando lo peor, tal vez lo abras con manos temblorosas, pero la firma es de ese Acuario que vive en tu misma ciudad (aunque en otro barrio, claro).

Y la urgencia del texto es para proponerte que esa misma tarde vayáis juntos a ver la puesta del sol en el muelle, o la luna llena…

Pero también podría sonar el teléfono a la hora más intempestiva y explicarte su absoluta necesidad de un viaje a Egipto para ver el templo de Luxor. Y cómo no, la seria proposición de que lo acompañes.

Si al menos, por fin, y aunque por medio tan inusitado, fuera la esperada declaración de amor, pensarás para tus adentros…

Pero ese pensamiento es desconocer el lenguaje del Acuario: realmente, ese telegrama a una insólita hora y su inusitada propuesta es en él una verdadera declaración de amor en toda regla…

Y es que para el Acuario el amor es eso: el compartir con el ser amado los momentos sublimes. Y es muy posible que, entonces, a la luz de la luna, su amor y deseo sean urgentes y arrolladores.
Y, desde luego, no le importará que ni el momento ni el lugar sean los más convenientes.

Para él no existen convencionalismos sociales ni horarios… El amor es el impulso que acerca a dos seres pertenecientes a un mismo linaje espiritual, es la perfecta comunión de dos almas en un mismo ideal, en una misma pasión, sea ésta espiritual, artística o política…

Y que conste que hemos dicho «un mismo linaje espiritual», ya que para el Acuario en el amor como en cualquier otro aspecto de la vida no existen razas ni fronteras, ni de color, ni de sexo, ni de clases sociales…

Él considera a todos los seres iguales y asimismo respetables, y ello se traduce en su vida cotidiana, ya que considerará, por ejemplo, a su compañera exactamente como a él mismo. Pero eso sí: no soporta la bajeza ni la vulgaridad de espíritu.

En definitiva, que no esperes de él una manifestación exclusivamente de amor. Para el Acuario no existen compartimentos: el amor, la ternura, el compañerismo, la camaradería, la amistad, el deseo sexual, van estrechamente unidos, son inseparables el uno del otro.

Así pues, es mejor que te tomes el telegrama como una apasionada carta de amor. Y si alguna vez te murmura palabras de exaltado amor, tampoco las tomes fuera de contexto, pues lo que significan es que te considera su amigo, compañero, colega, aquel que comparte no sólo su deseo y ternura, sino sus ideas, sus aspiraciones, proyectos y luchas…

Y tampoco debes considerarlo como deseo dirigido exclusivamente a ti: para el Acuario el amor es universal, hacia la humanidad entera, por lo que exclusivismos, parejas, celos, posesiones, le parecen una mezquindad impropia de él y del ser amado. Para el Acuario el amor es libre, fraternal, sin fronteras ni limitaciones.

Que quedes advertido: el Acuario está hecho de una pieza y no hace concesiones. O lo tomas o lo dejas. Eso sí, si lo aceptas, tu vida no será monótona ni rutinaria, y en él no sólo encontrarás un compañero de verdad, un amigo entrañable, sino además un amante apasionado…

Por quién se siente atraído

Debido a la ligereza y flexibilidad de Géminis, así como a su viva personalidad, el volátil e independiente Acuario puede encontrar en este signo una buena pareja para una aventura libre, sin gravámenes ni excesivas responsabilidades, con la que, además, entablar una ágil comunicación.

También con el delicado, artístico e imaginativo Libra se puede despertar el amor: éste le distraerá de sus pensamientos trascendentales y le llenará de alegría.

Otros signos que atraerán a Acuario son el fogoso y activo Aries, cuya personalidad positiva y clara le resultará muy atractiva, y el idealista Sagitario, con el que puede vivir una exaltada relación sentimental.

Por el contrario, el realismo, astucia y conservadurismo de los signos de Tierra, Capricornio, Tauro y Virgo, resultan antagónicos con el idealismo, franqueza y progresismo de Acuario.

Sin embargo, su signo opuesto en la rueda zodiacal, Leo, es su pareja complementaria: ambos pueden vivir una gran historia de amor y, a la larga, convertirse en una pareja duradera y armónica, ya que se respetarán mutuamente y guardarán entre sí una relación clara, noble y franca, sin tapujos ni mentiras, ya que ambos son nobles e idealistas.

Así, la mujer Acuario se sentirá fascinada por un hombre de porte noble y altanero, rostro despejado y cabeza importante, de melena leonina.

Tal vez de carácter algo presuntuoso y egocéntrico, pero magnánimo, generoso y leal.

Finalmente, al hombre Acuario le atraerá una mujer de belleza espectacular, de ensortijada y dorada melena, fiera mirada y grandes andares…

Pero, cuidado, tal vez le pida que la cubra de pieles, la envuelva en perfumes o la cargue de joyas… Y el Acuario no esté para esas frivolidades…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *