Aries Dragón

El Aries Dragón arde en deseos de salir adelante en la vida

En el Aries Dragón, encontramos una crujiente combinación de la cruda energía de Aries y la maña y el valor del Dragón. Es una mezcla invencible. Nadie puede detener la voluntad y la iniciativa inherentes a este individuo.
La astucia, normalmente tan extraña a la naturaleza básica de Aries, coloreará cada una de las acciones del Dragón nacido en Aries. Estas personas no sólo son tortuosas; no sólo son hábiles: tienen tanta confianza en sí mismas que pueden quitarle su vajilla sin que usted se dé cuenta. Los Aries Dragón nunca demuestran su furtividad. Son damas y caballeros. ¡Y al oírlos hablar usted pensaría que son positivamente inexpertos!
El impecable Aries Dragón se derrite cuando se enfrenta con la tristeza. Los Aries Dragón son muy vulnerables a las historias lacrimógenas. El sentimentalismo es, con frecuencia, su punto débil. Un jefe Aries Dragón podrá odiar a su empleado con enconado disgusto. Pero si ese empleado le pide aumento y se echa a llorar, el Aries Dragón mandará de inmediato que le traigan un pañuelo y una lapicera para firmar el cheque por la suma que le pide.
No hay otro modo de decirlo. Los Aries Dragón son irresistibles. Poseen un atractivo incomparable. Irradian una suerte de calor elemental que logra fundir inclusive la oposición más helada. No deje a su mujer en la misma habitación que un Aries Dragón, si desea que ella vuelva a su casa intacta. Inclusive una exposición de cinco minutos a los rayos que emana el juvenil Aries Dragón bastará para que ella quede indeleblemente deslumbrada. ¡ Y las mujeres Aries Dragón, qué espléndidas son! Es terrible. Cuando cierta mujer Aries Dragón que yo conozco llega a la playa todas las otras se enti erran en la arena.
Por supuesto, este individuo corre el peligro de la arrogancia. Demasiado fuego y poca templanza aliados con la belleza, el buen gusto y el éxito… Bueno, constituye una combinación incendiaria.
Los Aries Dragón suelen inspirar envidia. Su inveterada astucia suele perturbara las personas fuertes y directas. ¿Porqué — se pregunta el individuo franco, trabajador y honesto— el Aries Dragón siempre trata de poner en práctica algunas de sus jugarretas? ¿No se da cuenta de que ya lo conocemos? ¿No ve que, después de tantos años, ya estamos vacunados contra su artimañas? Respuesta: Sí.
El Aries Dragón se da cuenta de que las personas rectas del tipo del sheriff John Wayne advierten su juego. Pero eso no le impedirá intentar divertirse a sus expensas. Para este individuo lodo es un juego. Posee un toque mágico. ¿Entonces por qué privarse de aprovecharlo? ¿En verdad, por debajo de su apariencia tramposa, el Aries Dragón es conmovedoramente sincero. No se hace de amigos con facilidad. Se preocupa muchísimo por todos aquellos a los que elige amar. Y los Aries Dragón son capaces de relaciones verdaderamente apasionadas. Son esencialmente bondadosos y bien intencionados, pero no pueden resistir su propio encanto. Les gusta retozar en su propio sol, extraer lo más posible de la vida y acometer con ímpetu todo aquello que les resulte agradable.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *