Aries Gallo

Como todo los Gallos, el Aries Gallo bulle de entusiasmo

Cada segundo de su vida desborda de actividad y afán. A los Aries Gallo les gustaría probar todo por lo menos una vez.

Y si estas pruebas les causan placer o una experiencia intensa, querrían volver a probarla, por favor. Este Aries es generoso y abierto, talentoso, multifacético y sumamente curioso.

Nunca verá a un Aries Gallo ocioso. Los períodos prolongados de inmovilidad o inactividad provocan malestar en la agitada alma de este nativo.

Lo exótico lo atrae como un imán. ¿A usted le gustaría ir a pie desde Siberia hasta la China, pero no puede encontrar a nadie que lo acompañe porque todos tienen miedo de que no les guste la comida? Llame a un Aries Gallo.

O quizás usted ha forjado el fabuloso plan de comprarse una casa en una isla en un fiordo de Noruega, pero teme que nadie vaya a visitarlo porque allí hace mucho frió.

Invite a un Aries Gallo. Él tomará el primer avión a Oslo. Y tampoco se moleste en ir a buscarlo al aeropuerto; él logrará llegar a su cabaña nórdica por su cuenta, a pie, sonriendo y silbando marchas por el camino.

Los Aries Gallo también son gregarios. Les encanta la compañía y siempre están invitando a amigos a su casa para agasajarlos con comidas y reuniones.

Les gusta decorar y sólo vivirán en ambientes que ellos han mejorado para complacer su intachable buen gusto personal.

Aries Gallo

Eric Clapton es Aries Gallo.

La ropa es de vital importancia para los Aries Gallo. No decimos que vivan para adornar sus cuerpos … pero es más o menos así.

Los chinos dicen que los Gallos nunca están satisfechos con su físico. Los Aries no se preocupan demasiado por su apariencia, pero todos los Aries Gallo que yo conozco están muy influidos por el Gallo en este aspecto, y se visten con los cueros y las sedas más finos, para después pavonearse ante los demás y mirarse al espejo. Sí.

Los Aries Gallo son vanidosos. Pero lo disimulan bastante bien. No son de una vanidad jactanciosa, como los Dragones; los Aries Gallo son mucho más sutiles para demostrar el orgullo por su aspecto.

Estos individuos también aman el lujo de la franqueza. Prefieren que en su vida todo sea honesto e íntegro. No les gusta la falsedad y escapan a la deshonestidad.

Sin embargo, como viven en este mundo corrupto, a veces se ven forzados por las circunstancias a moverse en situaciones en que sería mucho más prudente decir alguna mentira inocente que espetar la verdad precipitada y peligrosamente.

No obstante, aunque se arriesguen a un grave perjuicio, los Aries Gallo vomitan la verdad.

Y, gracias a esta mala costumbre de decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad (lo cual en la mayoría de las circunstancias se consideraría una buena costumbre), a menudo nuestro Aries Gallo suele meterse en problemas muy serios.

Pero no se preocupen. Cuando un Aries Gallo se topa con un obstáculo, sufre una derrota o decide que ya está harto de todos los vecinos, puede desprenderse de todo, vender la casa y los autos, deshacerse de sus objetos más preciados y mudarse a algún lugar remoto.

Los Aries Gallo son flexibles. Nunca permiten que los problemas los inutilicen de modo permanente. Cuando la adversidad los supera, dan vuelta la hoja y comienzan otra vez.

Los Aries Gallo no se detienen a rumiar sus desgracias. Viven el momento presente y lo hacen con aplomo, gracia y clase. No temen a nada.

La pobreza sólo les inspira el deseo de ganar dinero. La adversidad despierta su capacidad de supervivencia. Los Aries Gallo se benefician con la doble energía de sus dos signos nativos.

Poseen la delicadez del Gallo y la audacia de Aries. Una combinación intrépida y gratificante.

Estos individuos deben cuidar su tendencia a alardear. A los Aries Gallo les gusta mostrar sus logros, la elegancia de la decoración de su casa, y también su cuerpo, ¿recuerdan? ¡Ah!, tampoco vacilan en ponerse a hablar del yate nuevo que compraron o las cuatro amantes que tienen.

Deben cuidarse de la pedantería y el autoritarismo. Y, sobre todo, deben evitar caer en la adicción al alcohol o las drogas.

Aunque, por supuesto, si un Aries Gallo se dejara llevar por la adicción a alguna sustancia peligrosa, sería muy capaz de librarse solo del vicio y volver a comenzar, una vez más y con la cabeza bien alta.

El Aries Gallo es un signo de campeones.

Sigue leyendo >>>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *