La culpa y los signos del Zodiaco

Hay signos zodiacales con mayor tendencia que otros a experimentar sentimientos de culpa y preocupación. El siguiente ejemplo muestra cuánto de diferentes pueden ser los nativos, según el signo al que pertenecen.

Dos niños reciben su regalo de Navidad. Ante su puerta un niño de Virgo descubre un caballo para mecerse con un largo lazo rojo en el cuello. No es un caballo grande, pero es muy bonito. Sin embargo, el pequeño virginiano le verá todos los defectos posibles, su espíritu crítico se los encontrará, incluso si no los tiene. El segundo niño no encuentra ante su casa un caballo, sólo las riendas coloradas.

Sin embargo se alegra, salta, brinca y dice: «¡Qué suerte tengo, el Niño Jesús me trajo un caballo, seguro que fue a dar una vuelta y va a regresar!». Este pequeño sin duda es de Sagitario, un niño optimista y entusiasta que a todo le verá el lado bueno; no se aferra a la preocupación pues piensa que la razón de la vida es la diversión, la risa y el entusiasmo y por sobre todo, la realización de su voluntad.

La culpa y los signos del Zodiaco

Este ejemplo refleja dos extremos, dos actitudes completamente diferentes frente a la vida. Hay quienes no pueden dejar de sentir remordimiento, culpa o preocupación frente a distintos hechos o problemas, mientras que otros los pasarán por alto. A continuación, analizamos cada caso, de acuerdo con el Elemento al que pertenece cada signo.

Los Signos de Agua: Cáncer, Escorpio y Piscis

Sienten culpa de defraudar a los demás

Sumidos siempre en una visión emocional de la vida, sentirán más tendencia a «practicar» la culpa, a veces como hábito. Los signos de Agua tienen una marcada dependencia con el mundo que los rodea.
Así, el nativo de Escorpio vive del alimento psíquico de quienes lo rodean, poseen el «don» de atar al prójimo sobre el que ejerce todo su magnetismo. Esta energía que recibe del exterior la devuelve en igual intensidad, cuando quiere y cómo quiere. Pero de sentirse forzado a asistir a los demás, sentirá la culpa de evitar su entrega.

Por su parte Cáncer es un signo que implora ayuda y protección del entorno y la consigue a través de las energías que recibe. Actúan copiando al mundo que los rodea, imitándolo y extrayendo de él lo necesario. Sin embargo, sentirá la culpa de no ser lo suficientemente solidario a través de sus actos. Piscis, el más desvalido de los signos de Agua, sensible como es a toda vibración psíquica que le llega del medio circundante, desea ser tratado con deferencia y recibir todas las consideraciones especiales de alguien fuera de lo común.

Con gran agudeza escoge a las personas de las cuales se convertirán luego en herramientas o en víctimas, por su brutal egoísmo o sentido de la realidad. Entonces, les es posible cargar con el martirio de no ser valorados. Se preocupa demasiado por el sufrimiento ajeno y propio, de ahí nacen sus mayores culpas.

Los Signos de Tierra: Tauro, Virgo y Capricornio

Sienten culpa de perder seguridad y poder

El Elemento Tierra entenderá la preocupación como un incentivo para lograr la estabilidad materia], laboral y de estatus que vienen buscando.
Sobre Capricornio pesa la carga de la responsabilidad. No soportaría tomar la vida con liviandad. En ese caso, surgiría la culpa de no tener su vida bajo control o que ésta llegue a perder el rumbo. Pero jamás cuente con su arrepentimiento.

El nativo de Tauro nace con la tendencia a ser dependiente y a eludir su responsabilidad. Su deseo fundamental es el de ser un subalterno. Fiel a su pasado y a su familia, la infidelidad es para este nativo imperdonable.

Una persona nacida bajo el signo de Virgo siempre estará preocupada y si no hay una causa aparente para esta preocupación, la buscará, pues a Virgo le gusta estar preocupado, aunque sea capaz de negarlo. El nativo de Virgo tiende a tener el ceño fruncido, a morderse las uñas. Si las cosas están demasiado bien, algo estará mal para ellos.
Virgo, el más práctico de todos los nativos del zodíaco, para quien lo útil y la utilidad se convierten en contenido fundamental de su vida, realiza un plan de trabajo antes de comenzar cualquier tarea. De no hacerlo, se sentirá inseguro. En su relación con los demás, no ser verdaderamente útil para sus amigos y su familia lo harán sentir pena y frustración.

Los Signos de Aire: Géminis, Libra y Acuario

Sienten culpa de no ser fieles a si mismos

Mentales por excelencia, no perderán la oportunidad de irse al pasado o al futuro en su afán de buscar cambios e investigar lo no comprendido. Les preocupan los enigmas que albergan dentro de sí. Las culpas de que son víctimas son del orden de la interioridad. Surge en ellos cuando no cumplen con sus propios objetivos de vida. Son ellos las propias víctimas de sus preocupaciones y deudas interiores.
El nativo de Libra se la pasa suavizando asperezas, instando por doquier a la reconciliación, allí donde peleas y discusiones amenazan con destruir la paz. Entonces, en la medida en que no logre crear la armonía entre las personas sentirá la culpa de no cumplir con la misión, para la que ha nacido, de armonizar los opuestos.
La máxima del nativo de Acuario es bastarse a sí mismo y su mandamiento, el de mantenerse fiel a sí mismo, cueste lo que cueste, Por eso se siente llevado a conservar una absoluta falta de compromiso frente a la vida práctica para conservar el leitmotiv de su conducta. Mientras se traicione a sí mismo, se volverá presa de la frustración y la culpa.
El caso de Géminis es en parte similar a los anteriores, hay en estos nativos una permanente búsqueda de la verdad y el esfuerzo por descubrirla. Esto le hace recorrer tantos, caminos, no concluyendo ninguno, y dejar a salvo la posibilidad de cambiar de rumbo. Sin embargo, su inconstancia, indecisión y dispersión pueden provocarle un sentimiento de culpa.

Los Signos de Fuego: Aries, Leo y Sagitario

No sienten culpa jamás

Experiencias divertidas, oportunidades de jugar a vivir, por su naturaleza pasional buscarán ir sobre el momento que viven. El Fuego es de los cuatro elementos el más positivo, representa el yo y la voluntad. En los signos de Fuego la voluntad se corresponde con los deseos del Ego, por lo tanto los nativos suelen carecer de culpa, porque lo que prevalece en ellos es su voluntad de hacer lo que les plazca.
Aries puede llegar a ser hasta desconsiderado. El ariano se halla de por vida sometido a al poder de un imperativo interior que lo impulsa a llevar adelante la ley de su voluntad. Como esta voluntad no reconoce vallas exteriores tampoco de la voluntad ajena, el nativo está libre de toda consideración. Antidiplomático, no le importa los medios sino los fines, su consigna será imponerle al mundo su propia ley.

Vivir y dejar vivir es el lema de Leo. Optimista, independiente y con una vitalidad extraordinaria, su fuerza de la voluntad alcanza el grado máximo. Su táctica es mantener alejado de su vida todo lo que lo estorbe. Ignora el sentimiento de gratitud.

El nativo de Sagitario poco evolucionado siente cierto desdén por la moral, jamás duda en imponer su propia ley moral y sentirse el más elevado de los nativos del zodíaco. Maestros del vivir, la culpa queda fuera de su experiencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *