Urano, Neptuno y Plutón como Esclarecedores del Zodiaco

Urano

El individuo que tenga como Esclarecedor del zodíaco de su carta astral a Urano podrá apoyarse en su capacidad de decisión y en su voluntad de imponer su originalidad y su singularidad, para acceder a una mayor conciencia de sí mismo, de sus cualidades, de sus debilidades y también de sus limitaciones y recursos reales. Normalmente se trata de un individuo muy dinámico, pero que quizás tienda a la dispersión, la agitación o la inestabilidad.

Sin embargo, hay que señalar que esta dispersión jamás resulta totalmente improductiva. De tal manera, aunque no siempre consiga cumplir sus deseos, anhelos, sueños y proyectos, que pueden resultar múltiples y variados, siempre halla una salida a sus empresas, gracias a su gran capacidad de adaptación a las situaciones y a que sabe sacar provecho de esas circunstancias que, de entrada, no parecen serle favorables.

Ciertamente, tales actitudes conducen fácilmente a la inestabilidad. Pero su ventaja es inducir a la persona afectada a cuestionarse a sí misma de forma acertada, sin complejos ni tics conservadores o superprotectivos. Se puede decir, pues, que lo imprevisto desempeña un papel importante en su vida.

Afirmar esto en referencia al despertar de la propia conciencia puede parecer absolutamente paradójico. Si fuera así, el ser humano no gozaría de ningún libre albedrío. Ahora bien, Urano como Esclarecedor del zodíaco de la carta astral indica una especie de aprendizaje del ejercicio del libre albedrío, ya que pone a dicho nativo en muchas situaciones donde hay que elegir y, por consiguiente, donde ejercerá su libre albedrío, es decir, donde tomará decisiones importantes para su vida: importantes para él, para su futuro y para su evolución personal.

Neptuno

Cuando Neptuno resulta de algún modo el guía de la carta astral, el individuo en cuestión tiende a cultivar su capacidad de receptividad sensible y psíquica más que cualquier otra.

Esto no es tan evidente como parece a simple vista, puesto que en el mundo en el que vivimos hoy en día, tal como son nuestros sistemas educativos, todo nos induce o nos obliga, según el caso, a no dejarnos ir, a ejercer un control sobre nosotros mismos, a dar prioridad a las capacidades lógicas y racionales en detrimento de valores sensibles y receptivos y, paradójicamente, a exteriorizarnos más que interiorizarnos.

En efecto, la vida social ocupa un lugar muy importante en nuestra vida moderna. Así pues, normalmente estamos solicitados por la vida exterior y pasamos mucho más tiempo con los demás que solos, abandonados a nosotros mismos; aunque, de nuevo paradójicamente, muchos de nosotros experimentamos un oscuro y latente sentimiento de soledad o aislamiento.

Ahora bien, el individuo con Neptuno como Esclarecedor del zodíaco aspira a una conciencia de sí mismo y de la vida mucho más vasta, generosa, benévola, pero le cuesta reflejarla en la práctica o encarnarla en sí mismo, puesto que eso implica desprenderse de los requerimientos gratuitos y superficiales del mundo exterior, que mencionábamos hace un momento.

Debe, pues, realizar un esfuerzo para abstraerse de su vida social y de sus relaciones, y cultivar sus cualidades, o dedicarse a una obra que, durante muchos años, podrá tener un carácter oscuro, secreto o incluso abstracto para los demás.

En realidad, evidentemente no es así. Sin embargo, al actuar de esa forma, también aprende a desarrollar, cultivar y explotar cualidades que estaban latentes en él, cada vez con más eficacia: intuiciones, premoniciones, imaginación creadora, un sexto sentido y dones para curar y sanar, etc. Si sigue por esta vía, normalmente se convertirá en un auténtico humanista, cualquiera que sea el sector de sus actividades.

Plutón

Para los astrólogos, este astro tal vez tenga una fama todavía más desastrosa que Saturno, puesto que se supone que simboliza la muerte y la destrucción, ciertamente indispensables para que se produzca una renovación y una regeneración, cualidades también atribuidas a Plutón.

En realidad, como hemos tenido la ocasión de subrayar con detalle, Plutón en una carta astral representa ante todo la parte de instinto vital y de supervivencia, por consiguiente, de muerte y de inteligencia, de la vida de un individuo. En este caso, estamos en presencia de un individuo que deberá explotar su fuerza instintiva para adquirir una mayor conciencia de sí mismo.

Esto no significa que deba ponerlo todo en duda en su vida o destruirlo todo a su alrededor para conseguirlo, ni mucho menos; puesto que para él se trata, de hecho, de dejarse guiar por su fuerza instintiva y creadora que, por otro lado, existe en cada uno de nosotros, pero que en él representará un papel preponderante en su evolución personal.

Esto se traduce en la práctica en una fuerte voluntad de no dejarse engañar por los falsos pretextos de la vida y, sobre todo, por las máscaras que intentarán ponerle.

Esto también implica, pues, una voluntad de autenticidad por su parte, que puede a veces engendrar situaciones extremas o pasionales pero, en este caso, constructivas en vez de destructoras, puesto que principalmente se debe insistir en el poder creador de las fuerzas instintivas del individuo en cuestión.

Para concluir, debemos precisar que los valores y las cualidades reveladas por el Esclarecedor del zodíaco de la carta astral siempre están latentes en el individuo en cuestión y que es útil, e incluso indispensable, estudiar atentamente la situación del astro que tiene la función de Esclarecedor del zodíaco en la carta astral del nativo en cuestión. En efecto, por ejemplo, los significados cambian en función de que Plutón esté en Escorpio o en Sagitario, en la Casa I o en la Casa IV Por eso, si se trata de Plutón, el nativo afectado no «vivirá» su Esclarecedor del zodíaco de un sólo modo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *