Cáncer Cabra

Los Cáncer Cabra son personas adorables

Combinan el espíritu caprichoso, fantasioso y jovial de la Cabra con las tendencias estables, tenaces y afectuosas de Cáncer. Una alianza magnífica.
Los Cáncer Cabras son fáciles de herir. Desean ser ciudadanos sólidos y hacer su trabajo lo mejor posible, esperando que, por añadidura, todo el mundo se sienta contento. Desean sinceramente que todos se diviertan, sean honestos y justos y se hagan amigos de lodos. Pero el Cáncer Cabra es serio de una manera demasiado ingenua. Sus terribles desilusiones deberían tomarlo más desconfiado, pero se obstina en seguir creyendo en Papá Noel. Por supuesto que no llegan a los treinta años en la firme creencia de que los Reyes Magos existen pero, de todos modos, los Cáncer Cabras son como niños sumamente joviales encerrados en el cuerpo de un adulto. Las cuentas y las reparaciones domésticas, las cuotas y los trámites bancarios ensombrecen sus ojos inmensamente inocentes. «¿Por qué tengo que hacer estas cosas tan fastidiosas?», gime la Cabra en el interior de este niño grande. «Porque ya eres una persona adulta y debes ganar dinero para mantener a tu familia y tu hogar y para asegurar la educación de tus hijos», responde la parte Cáncer de este sujeto. El tironeo constante entre el dinero y la diversión constituye el rompecabezas de este nativo.
Como resultado de la aspiración innata del Cáncer a la estabilidad, la Cabra podrá decidir desde muy temprano hacerlo necesario para escapar a la pobreza. En efecto, este nativo sueña con ganar mucho dinero, obtener una fortuna, llegar a la prosperidad. ¿Por qué? Porque lo que desea es poder echarse tranquilo al sol sobre la hierba perfumada y contemplar pasar las nubes. Está cansado. Pero trabaja infatigablemente hasta el alba en un proyecto que le permitirá, sin duda, «dar el golpe». Está agotado. Pero recorrerá mil kilómetros en auto simplemente para hacer un negocio que quizá le deje una enorme ganancia. Pero cuando llega a los cuarenta años, esta persona se siente exhausta por sus tentativas de alcanzar una situación que le permita descansar. ¿Renuncia entonces? ¿Le pasa la posta a alguien más joven y más astuto que 61? En absoluto. Si es necesario se matará, pero él juega a todo o nada. Y vuelve a comenzar e invierte otra vez todo lo que tiene en un nuevo proyecto y trabaja y se sacrifica y se pasa las noches despierto para fracasar una vez más.
Lo que le gustaría al Cáncer Cabra sería vivir en el lujo con la persona amada. Le gustaría viajar, visitar países exóticos. Pero no puede. Está demasiado apurado por ir a trabajar.
Para el Cáncer Cabra la comida tiene mucha importancia, así como la elegancia con que se pone la mesa. Mi padre insistía siempre para que mi madre usara la vajilla de Limoges, las copas de cristal y los cubiertos de plata en la menor ocasión. Los Cáncer Cabras adoran las recepciones y las reuniones; les encanta conversaren sociedad, beber y comer en exceso. Siempre se sienten felices como reyes cuando encuentran a algún viejo amigo perdido desde mucho tiempo atrás. Los Cáncer Cabras son seres muy sentimentales y obstinadamente apegados a sus amistades, que, por lo general, son muchas.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *