Cáncer Gallo

Naturaleza cálida pero sin indulgencia

En este sujeto encontramos la profunda ternura de Cáncer pero también el lado abrasivo del Gallo. Es discretamente arribista y, pese a su apariencia redondeada, incluso rolliza, persigue siempre la venganza hasta el fin. A primera vista, podría parecer abierto y encantador. Pero contraríelo un poco. O intente vivir en sus cercanías. Es una experiencia semejante a una prueba de fuego.
El aspecto social de este nativo desea sinceramente ayudar a los otros. Propondrá su colaboración a los recién llegados y los domingos se ofrecerá como voluntario para distribuir los programas de la iglesia. ¿No fue esa gordita simpática la que acompañó al niño al supermercado el otro día? Exacto. Han adivinado. Pero este Gallo de Cáncer tiene también un aspecto lunático e irritable, contraparte sombría y siniestra de la cordialidad de su fachada. El Cáncer Gallo es la fuerza personificada. Siempre desbordará de energía y con respecto al trabajo poseerá una resistencia herculiana. No olvidemos que, en la mayoría de los casos, este nativo trabajará más ardua y largamente que la mayoría para llegar a la situación que ocupa. Por lo tanto, no es cuestión de renunciar a las ventajas tan duramente adquiridas para beneficiar a algún sinvergüenza sin escrúpulos que, aunque sea superior en algunos aspectos, debe ser vencido.
Los Cáncer Gallos son personas divertidas. Les gusta reírse y hacer reír a los demás con sus historias de la casa, animales, hijos, etcétera. Son muy trabajadores y propensos a dar consejos (aunque no se los pidan»). Tienen buena presencia y saben cómo sacar el mejor partido de lo que la naturaleza les ha dado.
Siempre están dispuestos a cumplir horas suplementarias en el trabajo y a dar una mano aunque sea la hora del almuerzo. Pero cada vez que el Cáncer Gallo dedica un segundo suplementario a una «causa», a su empleo o a lo que fuere, lo hace invariablemente, a conciencia o no, para progresar en su situación económica o en su puesto de trabajo.
Como consecuencia de esta rapacidad para adquirir y conservar sus presas (no olvidemos las pinzas del Cáncer y el pico del Gallo), este nativo carece de tiempo para divertirse. La frivolidad lo impacienta, y deplora perder el tiempo o sus bienes. Pero en la vida, profesional o amorosa, el que mucho abarca poco aprieta. Esto es exactamente lo que le ocurre al Cáncer Gallo. El lado Cáncer de su personalidad aferra, agarra, amasa. Pero un buen día el Gallo se vuelve demasiado petulante y ¡paf! todo se desmorona. Quizá demore algún tiempo, pero el Gallo siempre vuelve a levantarse, tambaleante, y recomienza su tarea de aferrar y amasar.
Cáncer Gallo no es un signo desastroso. Es desapacible, pero también prolífico y eficaz. Este sujeto tendrá un estilo propio, será original e interesante, sobre todo en familia. Tiene la lengua afilada y se muestra hipercrítico con aquellos a los que cree poder intimidar. Es a la vez cariñoso y generoso. Y no tiene miedo a los cambios si es él quien los provoca.

Sigue leyendo >>>

 

Una idea sobre “Cáncer Gallo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *