Capricornio Buey

El Capricornio nacido en un año del Buey es un pensador realista y conservador

Perseverante y lento, obstinado y resuelto. De opiniones altamente individualistas, no pierde tiempo en considerar el parecer de los demás y hasta puede acusárselo de cierto despotismo mental. Estos nativos no son violentos. Pero a veces sus métodos son brutales y hasta crueles.
Fuerza y determinación. El Capricornio Buey es un monstruo de resolución y diligencia. Nunca abandona un proyecto que no haya llevado hasta sus últimas consecuencias. Si es necesario, pelará a su perro, pelo por pelo, para encontrar la única pulga que lo pica. Este sujeto es una montaña, pero yo no le aconsejo a nadie que practique esquí sobre sus laderas: es una montaña muy difícil en cuanto a autorizar quién puede (y quién no) subir y bajar por sus pendientes escarpadas. En cuanto a buscar refugio en él contra los elementos, lo más conveniente es contar con una buena recomendación o formar parte de su familia. Si no, este Capricornio snob y puntilloso podría llamar al viento norte para exiliar al intruso en Siberia.
Como se comprenderá, este monolito austero y sin embargo pleno de vitalidad es el equivalente humano de la cadena de los Alpes. Nunca se llega a explorar todos sus valles ni a sondear todas las cavernas que disimula en su bolsa de trucos. Ciertos días es la persona más jovial, alegre y agradable del mundo; al día siguiente se mostrará sombrío y melancólico. Y neurótico. Por sólidos, concretos y tangibles que parezcan, estos nativos son en realidad bastante frágiles. Un poeta habita en todas las cuevas de su espíritu y, en su alma, un artista sensible. Sin embargo, al juzgar su apariencia impenetrable, uno suele preguntarse si el corazón de este sujeto sigue latiendo.
El Capricornio Buey suele ser brillante. Yo casi diría que lo es la mayoría de los Capricornio Bueyes que han podido seguir un estudio. Los intelectuales abundan en las filas de estos nativos penetrantes y ambiciosos. El Capricornio Buey sabe manejar las palabras, siente atracción por los clásicos y está muy bien informado sobre temas tradicionales. De un depósito ferroviario en un lugar recóndito de Eslovenia, él puede hacer un monumento internacionalmente fotografiado para los exigentes lectores de Maison Française. Todo será restaurado a la perfección en su estilo original. Los Capricornio Bueyes son perfeccionistas, para sí mismos y también para los demás, humildes criaturas.
La mesa apasiona al Capricornio Buey. Sin embargo, no tiene nada que ver con la vulgar glotonería. Este nativo satisface sus necesidades gástricas con los manjares más elegantes; rechaza las comidas vulgares. Sus papilas gustativas son tan exigentes como el resto de sú persona.
Es muy difícil hacer renunciar a este sujeto a sus ideas preconcebidas, El Capricornio Buey es el rey indiscutido del Reino de las Ideáis Fijas. Lo que ha aprendido de pequeño, cuando su madre lo mecía en sus rodillas, queda grabado en su mente, para siempre y jamás se borrará del grupo de células cervicales que recibió al nacer.
No le lleve la contra. El Capricornio Buey es mucho más agradable cuando cree tener la razón.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *