Capricornio Caballo

«¡Cuenten conmigo!», dice el confiable Capricornio Caballo

Seguro que podrán contar con él. Esta es una combinación celestial. Capricornio brinda solidez y perseverancia al Caballo, a veces un poco dandi y a menudo poco seguro de sí mismo. A cambio, el Caballo otorga a Capricornio su destreza manual y su desarrollado sentido de la popularidad personal.
Estos sujetos suelen subordinar su propio desarrollo a las necesidades de los demás. Son bondadosos; se ocupan de las personas menos afortunadas que ellos, hasta en los menores detalles; saben amar. Son un ejemplo viviente para los individuos más egoístas pero, debido a su semirrigidez y a su aire a veces severo, son bastante incomprendidos. Los Capricornio Caballos parecen irritables y en ocasiones un poco duros con quienes los rodean. Sin embargo, pese a sus maneras secas y su actitud tajante, aman la paz.
Este nativo es concienzudo y perseverante al extremo. Si el éxito no le llega de inmediato, vuelve a la carga sin descanso, apelando a sus infinitos recursos. Estos individuos creen en la humanidad. Son exigentes consigo mismos e indulgentes con los que prometen llegar a algo. Inútiles y haraganes, abstenerse: el Capricornio Caballo no tiene tiempo para perder con los indolentes. Desea rodearse de gente creativa y excepcional. Este nativo es la personificación del movimiento perpetuo. No se sienta nunca, salvo que el proyecto sobre el que esté trabajando exija la posición de sentado. Es un realizador de proezas, un ser destinado a colocar piedras
fundamentales. Todos los días de esta vida pone el motor en marcha y se las ingenia para inyectar fantasía, interés y creatividad en cualquier clase de rutina.
El candor del Capricornio Caballo es a la vez conmovedor y admirable. Pese a todo lo que pueda ocurrirle en la vida, enfermedades, fracasos, pobreza, muertes, etcétera, este sujeto considera la existencia como un continuum inevitable, un reloj al que hay que dar cuerda todos los días, llueva, truene o brille el sol, para que brinde los servicios deseados. Este nativo trata a la vida con suavidad, como si no le perteneciera más que durante un breve lapso. No olvida que, un día, también él deberá morir. Esta combinación de inocencia y resignación le provoca una conciencia exacerbada, y hasta miedo, del envejecimiento. El Capricornio Caballo vigila sus arrugas en secreto.
Curiosamente, estos nativos sólo alcanzan un éxito impresionante o universal a una altura bastante avanzada de su vida. Como son serenos y prestan una rara atención a los detalles, sus empresas suelen tardar años en germinar y florecen con lentitud. Pero el Capricornio Caballo, talentoso y hasta brillante sin saberlo, siempre termina por triunfar, en un momento u otro. Tanta inteligencia y creatividad no pueden ser ignoradas eternamente.
Este individuo nunca trata de probarle nada a nadie, y acaso este sea el rasgo más seductor de su personalidad. Vive a su propio ritmo, a su manera, y una voz invisible le indica si va por buen camino. El Capricornio Caballo no es ni demostrativo ni verdaderamente extravertido. Más bien muestra una agradable reserva que, aunque cercana a la timidez, no le impide relacionarse bien con los demás. El Caballo de Capricornio no es tan consciente de sus valores como la mayoría de los Caballos. Pero sí es trabajador, práctico y noble.

Sigue leyendo >>>

 

Una idea sobre “Capricornio Caballo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *