Capricornio Cabra

La Cabra china y la occidental son diametralmente opuestas

La Cabra, normalmente desganada, sale beneficiada cuando el nacimiento la une para siempre al rígido, confiable y ambicioso Capricornio, que también es una cabra, pero escaladora de montañas. La Cabra oriental desborda de sensibilidad, es pura fantasía e invención. La otra es una alpinista cuya ambición es ser ambiciosa.” ¡Avanzas o mueres!”, dice el perseverante Capricornio. “¡Ay! ¡Me duelen los pies!”, gime la sensible Cabra. La discordia interna no es ajena a los nativos de Capricornio Cabra.
Tironeado noche y día por sus naturalezas opuestas, este individuo padece de frecuentes angustias. Sabe que debe ser serio; trabaja para llegar a una situación pujante; lucha para obtener sus diplomas. Y a menudo “llega” por el camino más difícil, empezando desde abajo, subiendo cada uno de los escalones del ascenso jerárquico. Ambos signos son perseverantes.
Para una Cabra, nacer bajo el signo de Capricornio es muy beneficioso. El toque de terrenalidad que aporta Capricornio a la personalidad caprichosa de la Cabra no sólo no disminuye en nada sus cualidades sino que, inclusive, contribuye a brindar un poco más de “peso” a este individuo más bien endeble. Los Capricornio Cabras son los más locos de todos los Capricornio. Pero se las ingenian para mantener los pies sobre la tierra un noventa por ciento más que las otras Cabras. Estos nativos no tienen tiempo para ser tan creativos como quisieran. El éxito los preocupa. La necesidad de ser socialmente reconocidos los aguijonea. Son bastante pretenciosos y desean ser ricos para poder mostrarlo al mundo de vez en cuando. Por supuesto, todo el empeño y el ahínco que deben invertir para llegar a ser “alguien” en su profesión les deja muy poco espacio para la invención. En consecuencia, estos sujetos se entregan al ensueño e imaginan mundos mejores en los que ellos serían pilotos de avión, pintores, concertistas famosos o ganadores de la Copa Davis.
Con el tiempo, esta persona se flexibiliza. A través de los años aprende a abstraerse de lo cotidiano y vivir únicamente en la expectativa de cortos períodos de dichosa irresponsabilidad. Esta Cabra es mucho más confiable que lo que le conviene. Como su responsabilidad restringe su creatividad, la sabiduría de Capricornio y su sentido de lo correcto fastidian muchísimo a esta Cabra. Pero aunque lo niegue vigorosamente, lo más importante es su trabajo. Capricornio se encarga de que así sea.
Pese a que es religiosamente estricto, el Capricornio Cabra posee la agradable cualidad de saber aflojar cuando es necesario. Cuando no está trabajando, podríamos tomarlo por un frenético Tauro Dragón o al menos por un sombrío Escorpio. Le encanta bailar, cantar y, por lo general, flirtear. Estos nativos disponen de inmensas reservas de carisma. Son a la vez elegantes y sensibles. Adoran estar acompañados. Ambicionan el poder y tienen notables dotes para la expresión verbal. Son derrochones y casi siempre impuntuales.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *