Capricornio Cerdo

Esta mezcla crea un individuo de talento infinito y aspiraciones correspondientes

El cielo es el límite. Los Capricornio Cerdos no se imaginan nunca de otro modo que no sea como personas monstruosamente célebres o inmensamente ricas. Son especialistas en lo colosal, cuyos objetivos personales de dimensiones cósmicas no perturban en absoluto su ego igualmente desmesurado. La naturaleza de este nativo comprende un cierto deseo de pureza refrescante. Ningún Capricornio Cerdo se subestima jamás. Hay quienes pretenden que esta actitud franca en cuanto a su ambición egoísta y desvergonzada es muy saludable. Puede ser… al menos, para el Capricornio Cerdo.
Como ya lo sabemos todos, los Cerdos tienden a la credulidad y respetan la legalidad. Cuando actúan, lo hacen casi siempre como es debido. Son trabajadores. Estudian. Cumplen con sus deberes. Se ocupan de su familia y sus bienes. Son ciudadanos responsables. Les gusta votar. Los Capricornio también son ciudadanos sólidos, respetan las reglas y reglamentos. Trabajan arduamente y estudian con aplicación. Y también les gusta votar.
Así, el Capricornio nacido en un año del Cerdo tiene el corazón puro y es tan decidido como una topadora en un campo de demolición. El Capricornio Cerdo sabe cómo hacer las cosas y posee una voluntad incomparable para compartir sus capacidades con los demás. Es solidario y casi nunca se niega a responder a un pedido de ayuda. Es generoso, y sin embargo cuida de no derrochar el dinero. Es extraordinariamente cultivado y procura siempre aumentar sus conocimientos, pues posee una curiosidad insaciable.
Como el Capricornio Cerdo es proclive al autosacrificio y muy rara vez se aparta del camino recto de la virtud, le cuesta comprender que haya otros menos escrupulosos que no vayan a dar a la cárcel. No es una persona que desprecie la ley. Las mentiras y los negocios tortuosos le disgustan. La improbidad lo desconcierta, aunque lo fascina un poco. Quizás un buen día un Capricornio Cerdo nos murmure confidencialmente que conoce un lugar donde podemos “comprar a buen precio un televisor color”, dándonos a entender que se trata de un aparato robado. Pero si le preguntamos si realmente se trata de un negocio “por izquierda”, exclamará “¡Oh, no!”, temiendo que lo creamos capaz de semejante bajeza. Los Capricornio Cerdos jamás se rebajan a la perfidia.
Obstinado y tradicionalista, este sujeto es algo mojigato. Será sensible y lo atraerán las actividades artísticas. Otorga importancia a los buenos modales y demuestra un comportamiento ejemplar en público. Este sujeto se enorgullece de un ego gigantesco. Nada le causa miedo. Es lúcido y pleno de confianza en sí mismo. Quiere llegar lejos y lo logra. Ninguna modestia fuera de lugar altera las aguas límpidas de su alma.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *