Capricornio Dragón

No hay nadie que condene más la mediocridad que el Capricornio Dragón

Para los nativos de este signo doble, la prosperidad, como resultado del trabajo personal, constituye la mayor defensa contra lo ordinario.
El Capricornio Dragón es especial. Se siente diferente de los demás desde muy temprana edad, se da cuenta de su terrible fragilidad y desea, más que cualquier otra cosa, preservar para siempre su unicidad. Este sujeto es consciente de las trampas que encierra la ascensión social. Sabe que hay que luchar mucho para alcanzar una victoria pacífica y firmar un armisticio con la adversidad. Pero eso no intimida a este anguloso Dragón. Ni las amenazas ni las banderas de peligro logran desalentar su celo.
En este individuo, la austeridad de Capricornio no es muy visible. A primera vista, podríamos confundir a esta persona radiante, de sonrisa abierta y franco apretón de manos, con un Géminis voluble o un Leo magnánimo. Pero no. Los Dragones de Capricornio son naturalmente luminosos y joviales… a menos que se los contraríe. En este caso, notaremos de inmediato que la atmósfera se ha electrizado, que una ola de fría tensión surge de la epidermis de ellos. Se tornan rígidos y tiesos.
Los Capricornios Dragón son seres dotados para las tareas que exigen vehemencia y brío. Son considerados para con los demás y aprecian las muestras de gratitud que reciben a cambio. Les gusta complacer… pero no por interés. Sus motivaciones no son egoístas. Procuran atraer la atención, pero por medios positivos.
A los Dragones les encantan las fiestas y las vacaciones, las reuniones y las multitudes. El Capricornio Dragón no es la excepción a esa regla. La única diferencia consiste en que el Capricornio prefiere ser él quien invite, atender a sus convidados con ese encanto propio de él y asegurarse de que todo el mundo se sienta bien y se divierta. Este nativo es el super anfitrión de la astrología doble, sobre todo en lo concerniente a comida y bebida. Siempre está listo para brindar una recepción (él se encargará personalmente de hacer las compras, preparar los diversos platos y hasta de lavar la vajilla cuando todos se hayan ido), siempre y cuando le prometamos que volveremos a nuestra casa de lo más felices.
El principal defecto de este individuo es su incapacidad para decir en voz alta lo que siente dentro de sí. El Capricornio Dragón sabe comunicar con competencia y elocuencia todo lo que concierne a las cosas exteriores, pero cuando se trata de intimidad no le salen las palabras. Le cuesta muchísimo decir cosas como: “Te quiero”, “Tienes unos ojos hermosos”, “No te vayas”, “Tú eres mi mejor amigo.” En su vida privada, los Capricornio Dragones son reservados. Tanto, que con frecuencia se los acusa de mostrarse demasiado fríos en el amor.
Este ser auténtico sabe ser un amigo maravilloso y fiel. Cumple sus promesas y sus deberes con los seres que ama, y hasta arriesgará el cuello por ellos si es necesario. Si un Capricornio Dragón lo ha elegido como amigo, será capaz de caminar sobre el fuego para lograr que usted prospere y se sienta bien. No sólo es una persona leal, sino que actúa de acuerdo con sus creencias. Si a usted le cuesta recuperar una radio que prestó hace un año, cuénteselo a su amigo Capricornio Dragón. Él correrá a la casa de la persona en cuestión y le explicará qué es la corrección. Y si eso no funciona, llevará el asunto a los tribunales. Estos nativos son compañeros extraordinarios. Pero Dios ayude al que lo hiera: los Capricornio Dragones castigan a los traidores con un abandono y una indiferencia tan totales como la devoción con que atienden a las personas que aman.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *