Capricornio Gato

El Gato circunspecto y el prudente Capricornio se funden en un individuo cuya ambición sólo cede ante su don para el éxito

Dotado desde la cuna de cualidades que lo empujan lenta pero seguramente hacia la prosperidád, el Capricornio Gato jamás toma con precipitación una decisión importante, no se lanza a la ligera a ninguna empresa, no se arroja a nuevas relaciones sin hacer antes un minucioso estudio de mercado. Este sujeto posee una sabiduría natural. Es dinámico, vigoroso y del más avanzado modernismo. Pero vigila atentamente los peligros posibles y olfatea las amenazas a kilómetros de distancia.
El Capricornio nacido en un año del Gato tiene una personalidad agradable. Para ser Gato, por lo general muy reservado, este nativo es abierto y extravertido. Nada le complace más que la perspectiva de una velada con sus amigos, bebiendo, comiendo y riendo. Como anfitrión, pondrá los discos que más agraden a sus invitados y mostrará sus últimas fotos. Pero nunca monopolizará la conversación y no tratará de acaparar la atención.
Es cierto que los Gatos de Capricornio necesitan bienestar y confort ante todo. Para tener la sensación de pertenecer al mundo, estos sujetos deberán poseer un bastión material de alguna clase, que los proteja del exterior. No les gusta enfrentar cara a cara la aburrida realidad. Además, viven demasiado absorbidos en sus tácticas y estrategias, sumando, sustrayendo y calculando sus porcentajes, como para encargarse de las realidades monótonas. Necesitan que los protejan del fastidio del trajín cotidiano, como llevar a arreglar el auto, ir al supermercado y escucharlas desgracias ajenas. Con este fin, el Capricornio Gato suele rodearse de personas que cargan con las tareas “miserables”, lo cual le permite consagrarse de lleno a su ascenso hacia las cimas de su profesión.
Aunque a veces el impresionante éxito de este nativo pueda elevarlo hasta el trono, jamás logrará ser el Rey del Tacto. Nuestro héroe se caracteriza por soltar abruptamente, y siempre en los peores momentos, justo esas palabras que nadie quería ni necesitaba oír. “¿De qué es esa espantosa cicatriz que tienes en la cara?” o “¡Estás terriblemente gordo!” son apenas una muestra de los comentarios que suele hacer, suficientes para alejar al mejor de los amigos. Sin embargo, esto no le ocurre al Capricornio Gato, ligeramente pomposo. Pese a sus observaciones embarazosas y su torpeza general, la gente disfruta de la compañía de este individuo, que posee la apreciable capacidad de reírse de sí mismo, burlarse de sus propios errores y mantenerse estable y seguro en cualquier circunstancia.
El Capricornio Gato es altruista y sentimental, pero no es de los que dan hasta la camisa que tienen puesta a una obra de caridad. Su concepto de la amistad es muy equilibrado. Una de sus emociones más intensas y constantes es el pánico. No es una persona cambiante ni alocada. Pero, enfrentado a la posibilidad de un cambio repentino o una novedad instantánea, la adrenalina lo hace correr en todas las direcciones a la vez. Algunos dicen que los Capricornio Gatos entran en pánico por cualquier cosa.
A este nativo le gusta levantarse tarde, es muy desordenado en lo concerniente a la casa y carece de toda habilidad manual. En cuanto a su aspecto físico, quizá sea el más agraciado de todos los Capricornio.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *