Capricornio Mono

Un aire de resignada melancolía penetra el retrato del Capricornio Mono

Aunque no pueda explicar por qué, la alianza del austero Capricornio con el Mono solucionador de problemas crea en estos nativos una curiosa angustia. Exteriormente, no son nerviosos. Y poseen una elegancia y una distinción que proclama confianza en sí mismos. Los Capricornio Monos irradian dignidad. Son, para emplear una palabra que usaba mi madre, garbosos. Sin embargo, bajo este exterior parejo y bien educado vive un alma torturada.
Quizás la seguridad y la moderación del Mono choquen con la rigidez de Capricornio. En lugar de que el Capricornio se beneficie alegremente con la faz alocada del Mono y se apropie un poco de su locuacidad simiesca, es probable que el aspecto Capricornio de este sujeto quede intimidado por su aspecto Mono. A veces me digo que estos nativos deben de sentirse un poco como esas magníficas cajas de regalo, adornadas con un enorme moño, en el interior de las cuales se encuentra un babuino vivo, malicioso, astuto y muerto de risa. Dicho de otro modo: el embalaje no anuncia el contenido.
A los Escorpio Mono les encanta parecer serios. En realidad, a menos que los conozcamos íntimamente y entremos en el secreto de su vida privada, nunca llegaremos a descubrir el aspecto serio de su naturaleza. En la superficie, son los individuos más presentables del mundo. Pero en su casa suelen mostrarse de muy mal
humor. No llegaríamos a decir que tienen doble personalidad, pero el Mono nacido bajo el signo de Capricornio sufre en público de una timidez bastante rara. Si lo conocemos en un bar o una reunión, donde el clima sea alegre y las bebidas hayan soltado las lenguas, por cierto que no descubriremos su faz malhumorada. Veremos a un jovial narrador de cuentos, con un brillo irónico en los ojos y una memoria asombrosa y divertida. Una persona brillante y vivaz, aguda e ingeniosa, ligeramente malvada, y muy espiritual que, además, sabe causar los efectos deseados.
No obstante, observe a este sujeto en su casa, y el cuadro cambiará por completo. Los Capricornio Monos imaginan que deben hacer reinar el orden, planificar y dirigir todo lo que constituye su vida privada. Se toman esta responsabilidad terriblemente en serio. “¿Dónde están las provisiones? ¿Por qué la cena no está lista? ¿Por qué María no ordenó la biblioteca? ¿Qué les ha sucedido a tus zapatos? ¿Has perdido la cabeza? ¡No puedes gastar toda tu mensualidad en revistas de historietas!” Como es obvio, su despreocupación de Mono no se adapta a la penosa severidad capricomiana. Pero es así. El Capricornio Mono tiene una faz “policial” muy pronunciada.
En esencia, este nativo es teatral. Posee un espíritu ágil y exigente, y un superlativo talento para la expresión. Su cuerpo es largo y fibroso, con una estructura ósea que haría llorar de envidia a Greta Garbo. Los Capricornio Monos ven las situaciones humanas bajo una luz enteramente propia. Comprenden las alegrías y los sufrimientos de los otros, y se compadecen de ellos. Y además saben traducir las emociones que les despiertan los demás; tienen el don de la interpretación. No son personas simples ni fáciles ni soberbias ni bohemias. Para ellos, la fachada es importante. Las atenciones y las costumbres sociales persistirán mientras siga habiendo un Capricornio Mono.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *