Capricornio Perro (I)

Capricornio Perro y el Amor

La vida amorosa de estos nativos, brillantes y frágiles como el papel metálico, es sumamente compleja y tumultuosa. A menudo el Capricornio Perro permanece soltero la mayor parte de su vida. No es que no aprecie el sexo, sino que las relaciones son tan… eh… en fin, ¡sucias! Este sujeto es de una pulcritud casi compulsiva. Las emociones complejas no llegan a atraerlo verdaderamente. Las tormentas sobrevienen cuando quiere intentar hacer como los demás en el plano amoroso, y se casa o se va a vivir con una pareja. Esto no marcha casi nunca. Los Capricornio Perros viven para su independencia. Si sienten una cadena, ladran sin interrupción, hasta que alguien se acerca a liberarlos. Y entonces corren a esconderse.
Si usted está enamorado de uno de estos nativos, seguramente lo encontrará interesante y no se aburrirá nunca. El Capricornio Perro se enorgullece de poseer una vasta cultura y le interesan enormemente todos los refinamientos de la mente y el espíritu. Como es un tanto excéntrico, quizás su vida sexual resulte algo extraña. Pero no le faltarán temas de reflexión. Le aconsejo que alimente bien a este Cromagnon y no le permita usar la máscara en la mesa.

Compatibilidades de los Capricornio Perro

Los nacidos bajo los signos de Tauro Caballo, Leo Caballo, Virgo Caballo o Piscis Caballo serán para usted buenos compañeros de viaje. También obtendrá mucho placer en compañía de un Tauro Gato, Virgo Gato, Escorpio Gato y Piscis Gato. Se lleva de lo mejor con los Leo Tigre, Virgo Tigre, Escorpio Tigre y Piscis Tigre. Los Cáncer Gallo, a la vez malhumorados y peripatéticos, frustrarán su sentido de lo correcto. Tampoco le gustarán nada los Aries Gallo. Los Aries Cabra, Cáncer Cabra y Libra Cabra, con sus eternas vueltas, lo fastidian mucho. Los Cáncer Dragón y Libra Dragón no son para usted. Ni tampoco el emotivo Cáncer Mono.

Capricornio Perro: el hogar y la familia

La familia ocupa el primer lugar en el corazón de este sujeto. Quizá no sea muy experto en el arte de fundar un nido, pero el lugar donde viva el Capricornio Perro será parte integrante de su personalidad. Sin ninguna duda, tendrá paredes enteras cubiertas de libros. Este sujeto reverencia el conocimiento y ama tanto enseñar como aprender. La cocina funcionará de maravillas y estará provista de todas las ollas y cacerolas necesarias para preparar menús bien compuestos. En cuanto a las habitaciones, no serán lujosas. Este nativo es más cerebral que sensual. Para él, el confort es poder acomodarse a leer en cualquier sitio.
El padre Capricornio Perro se ocupa de sus hijos como un pastor alemán de sus ovejas. Los lleva de un lado a otro con suprema eficiencia y los protege rigurosamente del mal. No es del tipo de padre jovial y juguetón que lleva a la nena a dar una vuelta en la montaña rusa. Pero es capaz de pasarse una noche entera construyendo un castillo de arena, con foso, puente levadizo y damiselas en desgracia, sólo para despertar en su hijo el amor por la historia.
El Perrito Capricorniano no será tan austero como su equivalente adulto… pero casi. A veces uno se pregunta qué es lo que le interesa. Cuando lo retan, se torna acerbo. Es silencioso y nervioso. No se preocupe. Está inventándose un futuro en el que vivirá independiente de la sociedad, se disfrazará cada vez que salga a la calle y andará hasta el fin de sus días en un viejo Ford destartalado.

Capricornio Perro y la profesión

Este ser extraño (¡y vaya si los Capricornio Perros son extraños!) se sentirá atraído por las carreras intelectuales. Al llegar a la edad universitaria, por lo general ya es consciente de su aversión por las relaciones humanas, las rutinas cotidianas y la jerarquía burocrática. Por lo tanto se imaginará en una carrera académica, enseñando y escribiendo en medio de una relativa paz y tranquilidad. Pero tal vez la atmósfera de la universidad también resulte demasiado pesada a su sentida de la libertad. En ese caso, es posible que el Capricornio Perro sencillamente se lance a los brazos de la vida y se convierta en artista, bohemio, linyera intelectual o atleta célebre.
No sé qué clase de patrón resultaría este sujeto, pero sospecho que se mostraría cáustico y sarcástico. De todos modos, no es muy posible que llegue a ocupar ese puesto, pues el Capricornio Perro detesta la autoridad en todas sus formas. Sabe recibir órdenes, siempre que no tenga que mostrarse amable con sus colegas ni responder suavemente el teléfono.
Carreras que podrían convenir a estos sujetos: dramaturgo, monje, monja, misionero, aventurero, ermitaño, carpintero, albañil, maestro, estudiante eterno, marinero.

Volver a Signo Capricornio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *