Capricornio Serpiente (I)

Capricornio Serpiente y el Amor

Romántico como pocos, el Capricornio Serpiente se imagina perpetuamente “enamorado” de alguien. Ante cada nueva relación que comienza, tiene la sensación de que se trata del gran amor. Cualquier alma perdida que se le cruce, pasible de ser ligeramente “mejorada”, pasará de inmediato, a los ojos del Capricornio Serpiente por la encarnación del amante perfecto, dócil, sensato, saludable y brillante, aunque su sola virtud consista en saber pararse. Dicho de otro modo: estos nativos son infieles incurables. A causa de la pereza y la disipación, pierden una pareja tras otra. Pero no hay de qué preocuparse: siempre quedan reservas. La gente adora a este nativo, pleno de ternura. Los Capricornio Serpientes son grandes consumidores de afecto. Y el amor, se lo devoran.
Si usted ama a uno de estos individuos, sentirá reverencia y respeto en su presencia. Pero si quiere conservarlo, deberá cambiar de actitud. El Capricornio Serpiente termina siempre por brindar su afecto al más exigente de sus admiradores. Le hace falta enfrentar todos los días a un juez fuerte y severo que lo ayude a evaluarse ante el espejo, que sepa llegar a su núcleo interior de dulzura e inteligencia. Necesita una pareja sólida y realista que sepa mantenerlo a raya y, lo más importante, no permitirle que se disperse en la ambigüedad. A las Serpientes, fabuladoras de alma, hay que controlarlas constantemente para que no caigan en su vicio del disimulo.

Compatibilidades de los Capricornio Serpiente

Los Tauro, Leo, Virgo, Escorpio y Piscis Bueyes y Gallos constituyen buenas posibilidades. Acaso usted desfallezca por un Leo Dragón o Leo Mono: poseen un encanto y una vitalidad inmensas y, además, ellos también gustan de usted. Sin duda no tendrá tanto éxito con los Cáncer Cerdo o Libra Cerdo. Los Aries Tigre y Géminis Tigre no comparten su longitud de onda. Deje de lado a los Aries Gallo: van demasiado rápido y, según usted, no llegarán a ninguna parte.

Capricornio Serpiente: el hogar y la familia

La casa de este nativo no será simplemente elegante. Será un bastión, un modelo, un ejemplo de estudiado lujo. ¿Y por qué emplearla palabra “casa”, en singular? Los Capricornio Serpientes no se conforman con una sola casa; tendrán por lo menos dos. A partir de ella, y a medida que vayan volviéndose más y más ricos, adquirirán una villa en el Caribe, una cabaña en Goa y un departamento en Saint Moritz. ¿Y el barco? Anclado en las Bahamas. Para estos enamorados de lo clásico, nunca habrá demasiadas columnas corintias en su balcón, las alfombras no serán nunca demasiado espesas ni los muebles de época demasiado caros. Para ellos, ni siquiera lo mejor de lo mejor resulta suficientemente bueno. ¿Desordenados? ¡Santo cielo! El cuarto de vestir es un verdadero caos. Pero no importa. La mucama viene todos los días.
Estos nativos son padres maravillosos. Para ellos, los hijos son un poco como perritos extraviados, Los Capricornio Serpientes protegen, reconfortan, pasan las noches en vela y envuelven a su hijito descompuesto en la estola de visón que estaba más a mano. A los chiquitos nunca debe faltarles nada. Este es el ideal del Ca-pricornio Serpiente… y si la niñera es capaz, todo marchará sobre ruedas. Pues este nativo sale mucho. Pero cuando está en su casa, los momentos que dedica a sus hijos son de una intensidad y una calidez maravillosas. No obstante, la mayor parte del tiempo se encuentra muy ocupado y solicitado. Debería impedir que sus hijos crecieran bajo la vasta sombra de un padre de este signo: a sus vás- tagos podría resultarles perjudicial tratar de igualar a semejante monolito.
El niño de este signo es, ante todo, afectuoso… ávidamente. Después, es afectuoso… adorablemente. Y tercero, es afectuoso… irresistiblemente. Más que cualquier otra cosa, le encanta ser el más querido de la familia. Necesita la total atención de sus padres, y si no la obtiene enseguida siempre encuentra un modo de acapararla. Es un niño dócil y muy inteligente, desde luego, pero si no es el primero en todo le dolerá el estómago, tendrá pesadillas y se comerá las uñas. Nada de esto durará mucho, pues el niño de Capricornio Serpiente siempre se eleva, tarde o temprano, por encima del nivel de la familia, sea este cual fuere. Mientras sea pequeño hay que nutrirlo y cuidarlo como una futura orquídea de concurso que tarda veinte años en florecer.

Capricornio Serpiente y la profesión

La mayoría de los Capricornio nacidos en un año de la Serpiente están destinados a ocupar posiciones eminentes. Acaso se conviertan en líderes políticos, o quizá brillen por encima de sus pares debido a una misteriosa razón profesional o humana. Pero, cualquiera que sea la fuerza que los propulsa hasta la cima, la alcanzan. Creen sinceramente que son los mejores y los más grandes en su arte o ámbito, y a causa de esta convicción inquebrantable a menudo logran convencer también a los demás. Los Capricornio Serpientes aspiran a la grandeza, y muchas veces consiguen llegar a ella.
Este nativo sabe recibir órdenes si está persuadido de que esa situación sólo será temporaria. Es un trabajador competente (si logra salir de la cama) y encuentra brillantes soluciones a los problemas, siempre que tenga un jefe que sepa utilizar bien sus aptitudes. No obstante, el Capricornio Serpiente no quiere ser un empleado toda la vida.
Cuando ocupa el puesto de patrón, es un patrón de verdad. No da lugar a dudas sobre quién es el que manda, y además deja bien claro que nadie lo haría mejor que él. El Capricornio Serpiente no debería tratar de escapar a su destino: éste siempre volverá para acecharlo.
Carreras convenientes para estos nativos: empresario, presidente, millonario, heredero, estrella de cine, modelo, director de publicidad, líder religioso, magnate del petróleo, coreógrafo, director cinematográfico.

Volver a Signo Capricornio

 

Una idea sobre “Capricornio Serpiente (I)

  1. Hola, me encantaría que hagan su vida y dejen de escribir cosas sin sentido sobre personas que no conocen. Soy Serpiente y Capricornio y no solo no soy ni fui infiel, sino que respeto mucho a la gente en todo sentido. Y en todo caso, un planeta o un adivino de ordenador no me van a decir a mí quien soy. Basta de pelotudeces por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *