Categorías
Escorpio

Escorpio Buey

El Escorpio Buey es una suerte de niño prodigio algo alocado

Los Bueyes son seres sencillos y resueltos que, en general, marchan pesadamente hacia el éxito, pase lo que pasare. Son lentos y minuciosos. Los Escorpio son intrincados y fanáticos, desconfiados y magnéticos. Viran y se dan vuelta en todas las direcciones para alcanzarlos objetivos hacia los cuales se dirige el Buey, con los cuernos bajos, firme y constante. Cuando se combinan estos dos signos se obtiene una especie de Kremlin brioso o de tanque Sherman ligeramente extravagante.
Los Escorpio Bueyes son extraños. Parecen saber instintivamente cómo abrirse paso a codazos a través de una multitud sin siquiera rozar las mangas de la oposición. Siempre están en camino hacia algún lugar. En comparación con ellos, el Challenger es como un tren de tercera clase a Darjeeling. No es que este nativo sea apresurado. ¡En absoluto! Es, sencillamente, un individuo brutal y sádicamente determinado a llegar adonde va, lo cual, en su caso, es siempre la cima de su profesión, donde se encuentran los mejores salarios, la mayor gloria, etcétera.
Un rasgo curioso de este personaje es la superioridad tácita que lleva consigo a todas partes. Cuando un Escorpio Buey está presente, uno no se pregunta nunca quién es el que manda. Como se comprenderá, este sujeto cuenta a la vez con la soberanía natural de Escorpio y la fuerza decidida del Buey. En su opinión, las decisiones deben tomarse sin consideraciones hacia los sentimientos. Los Escorpio Bueyes comprenden la necesidad del sentimiento y, en realidad, acumulan su buena porción de experiencias locas. Pero por lo general no permiten que sus pasiones interfieran en su progreso. Si lo hacen, saben muy bien que sus planes quedarán malogrados.
Por supuesto que estos nativos son dominadores. Necesitan gobernar a los otros. Pero son agradables en su capacidad de hacerse cargo de todas las situaciones y poseen una labia que les permite comunicar su mensaje con encanto. Suelen ser buenos humoristas y saben hacer reír a los demás. No obstante, les cuesta reírse de sí mismos, puesto que su ego es bastante más desarrollado que su lucidez.
Los Escorpio Bueyes son envidiables. La gente suele sentir celos de ellos y de sus logros, y a menudo trata de obstaculizar su progreso por medios violentos y tortuosos. Pero este nativo posee una coraza dura. No cede con facilidad su territorio. Es un negociador temible, un adversario peligroso. Pero también un amigo leal. Los Escorpio Bueyes son seres centrados en sí mismos cuyos pasos pesados resuenan de un continente a otro; y no vacilan en hacer grandes olas (del tipo surf) para asegurarse una travesía tranquila.
Ningún Escorpio es más vengativo que el Escorpio Buey. Jamás olvida un agravio y recuerda las deudas, morales o monetarias, al cabo de décadas de silenciosa furia. No es indulgente y nunca consiente a nadie. ¿Los imbéciles? O los usa, o los decapita. A causa de su insistencia en adoptar posturas riesgosamente obstinadas y vivir una vida alocada a toda velocidad, el Escorpio Buey se encuentra a menudo en peligro mortal.

Sigue leyendo >>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *