Escorpio Caballo

El Escorpio Caballo encarna la mayoría de los rasgos positivos de sus dos signos

El Escorpio Caballo es magnético. Es popular, disciplinado, cabal. Persuasivo e inspirado, dedicado y elegante. Los Escorpio nacidos en un año del Caballo son a la vez independientes y autónomos. Es casi imposible impedir que triunfen en la faz mundana de la vida.
Este sujeto posee la penetración y la perspicacia de Escorpio, y sabe conjugar esas cualidades con la vitalidad natural del Caballo. Acometerá empresas que intimidarían a personas menos competentes, y las llevará a buen término con una facilidad notable. Es un realizador de proezas imposibles. El éxito corona todo lo que él toca. El trabajo no le inspira miedo. Y a veces tiene ideas increíblemente fantasiosas.
En ocasiones, esta inclinación hacia la fantasía puede ser la causa de su ruina. Los Escorpio nacidos en un año del Caballo no «encajan» bien entre sus semejantes. Son populares y admirados, pero la gente no los comprende del todo. Son muy diferentes. Demasiado raros para que los demás se sientan perfectamente cómodos a su lado. Además, el Escorpio Caballo no teme a la opinión popular y persigue la realización de sus ideas fantasiosas pasando por encima de cualquier cosa o persona que se le ponga en el camino.
No es cruel, sino implacablemente resuelto a llegar adonde se dirige.
El Escorpio Caballo no se anda con rodeos. Ni tampoco da muchas vueltas alrededor del mismo árbol. Dice lo que cree que necesita decir y después se sienta tranquilamente a contemplar las chispas que sus palabras han encendido. Es la voz de la verdad. Proclama verdades atroces con aparente impunidad. Cuando se llega a conocer a este sujeto y se comprende su extraordinario individualismo, sus burlas satíricas dejan de causar asombro y hasta pueden hacernos desternillar de risa.
Al Escorpio Caballo le cuesta despegar en la vida. El ambiente que lo rodea lo afecta con facilidad, y si su vida familiar no es perfectamente serena puede sufrir sentimientos de culpa injustificados. Es ansioso y tan sensible a lo que sucede alrededor de él, que llega a sentirse responsable; en la niñez, esto puede llevarlo a encerrarse en su cascarón. En los primeros años de su juventud busca activamente su verdadero camino. Pasados los treinta años, nada podrá detenerlo. Es un ganador, un excéntrico, y también un pensador bastante profundo.
Al Escorpio Caballo le gusta vestirse con cierta fantasía. Las prendas clásicas lo atraen, pero le resulta irresistible combinarlas con un broche de falsos diamantes o una corbata extravagante. Cuida su aspecto y se preocupa mucho por los atributos físicos, tanto de los suyos como de los ajenos. Si descubre una calvicie incipiente o advierte una arruga se hace mala sangre.
Este sujeto poseerá gran destreza para todo lo manual. Sabe construir habitaciones, restaurar casas viejas, idear diseños para revestimiento de paredes, tejer chales con motivos complicados. El Escorpio Caballo es, en realidad, un poco bohemio y no vacila en burlarse de las convenciones o adoptar actitudes que «choquen» a la sociedad. Es compasivo y ayuda a las personas menos afortunadas que él. El dinero lo pone incómodo. Suele ser, por turnos, estúpidamente pródigo o avaro.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *