Escorpio Gato

El Escorpio Gato tiene una figura imponente.

Es respetable, capaz de ganar y conservar su dinero, e inspira el respeto de sus semejantes. En lo exterior, es calmo y refinado. Por dentro, hierve de proyectos. El Escorpio Gato siempre dice exacta y únicamente lo que quiere decir, y lo dice en serio. Reflexiona a fondo antes de hablar y actuar, y cree firmemente en cualquier precepto o teoría que enuncie.
Su presencia inspira a los demás. Es equilibrado y conserva su aplomo en las situaciones delicadas; sabe calmar a un perro furioso o a un loco potencialmente peligroso. La faz Escorpio de este sujeto entiende las tinieblas y posee un profundo conocimiento de todo lo que provoca su terror. El Gato le confiere tacto, estabilidad y fineza. ¿El resultado? Una seguridad imbatible. Escorpio modera la melindrosidad del Gato y le proporciona coraje para enfrentar la adversidad. El Gato, por su lado, modera el sadismo de Escorpio y acrecienta su capacidad de compasión.
Exteriormente, esta alma humanitaria es la dignidad personificada. Interiormente, puede temblar de miedo al pensar en lo que ha emprendido. Pero no hay de qué preocuparse. Ese miedo no es más que un estado de ánimo pasajero. Cuando el Escorpio Gato se encuentre frente a su público, sin un pelo fuera de lugar, sin que le tiemble un solo pelo del bigote, producirá un efecto impresionante.
Este nativo sabe sacar partido de todo. Puede levantarse de la nada, superar la enfermedad y la pobreza y lanzarse en pos del éxito sin siquiera pestañear. Es un soñador de imposibles y puede, tranquilamente y sin conmociones indebidas, convertir sus quimeras en realidades.
Por naturaleza, el Escorpio Gato se siente cómodo ante un público, ante un grupo al que debe trasmitir un mensaje o enseñar un concepto. Sin embargo, no es muy flexible y a veces se lo puede tachar de prejuicioso y estrecho de mente. Cree con tal fervor en sus ideas que se niega a renunciar a ellas. Valora mucho el credo que ha elegido y se aferra a él.
Por lo general, el Escorpio Gato tiene sentido del humor. Los Gatos son circunspectos y proclives a observar al mundo desde una posición privilegiada, planeando por encima de las cabezas de todos los demás. Los Escorpio tienen una lengua muy afilada y siempre están dispuestos a lanzar un comentario agudo. La alianza de ambos puede llegar a resultar de una acidez satírica imbatible. El lado secreto o privado de este sujeto está ligeramente hiper desarrollado. Escorpio presta su suspicacia a la naturaleza ya furtiva y reacia del Gato. Este nativo no tolera bien la crítica, convencido de que él es el único capacitado para juzgar qué es lo que más le conviene. El Escorpio Gato puede ser admirable, pero también altanero y, en ocasiones, pomposo.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *