Escorpio Mono

La combinación de intriga y creatividad puede provocar un resultado explosivo

El Escorpio nacido en un año del Mono tendrá todas las características y toda la complejidad de Escorpio. Será taimado, enigmático, fuerte y dueño de una lengua afilada.

Sin embargo, tratará de disimular esos rasgos sombríos bajo una fingida jovialidad y, a veces, afectando una actitud ligeramente alocada. En ocasiones, el Escorpión y el Mono pueden aliarse, pero no siempre.

Ambos son astutos y tramposos, ambos poseen capacidad de liderazgo. Pero a menudo entran en conflicto. Los Monos suelen ser engañosos, pero sólo para bromear. Escorpio, por su parte, bromea muy rara vez, o nunca. Los Monos son constructores; los Escorpio pueden ser destructores. Los Monos son fervorosos; los Escorpio, celosos.

Por lo tanto, la discordia interior no es ajena a este nativo. La linda cabecita del Escorpio Mono es un terreno en el que se libran verdaderas tempestades de emociones opuestas. «¿Debo echarme a descansar y dejar que otro haga el trabajo en mi lugar, considerándome el cerebro rector de esta operación?», pregunta el tortuoso Escorpio a su conciencia de Mono.

Y éste, honesto y cabal, responde: «¿No sería mejor que, en vez de limitarme sólo a concebir el plan de acción, también lo realizara, para que todo el mundo vea que soy un trabajador industrioso?».

De un modo u otro, el plan se concibe, el trabajo se cumple, la batalla se libra. Pero el método empleado suele dejar un sabor amargo en la boca de nuestro héroe. Sus propias imperfecciones le causan una sensación de insatisfacción. Le gustaría poder mirarse largamente en el espejo y decirse: He logrado lo que me proponía, y me siento orgulloso por eso.

Pero a menudo su imagen le devuelve un decepcionante mosaico de quizá la próxima vez, «si las cosas se hubieran dado de otra manera» y «haz un esfuerzo más». Al Escorpio Mono no le agrada esta visión borrosa, pero le cuesta mucho combatir sus dualidades con el vigor necesario para poner esa imagen en foco.

Este nativo es ingenioso y vivaz. Se lo puede enlazar, pero eso no cambiará en nada su deseo fundamental de ir y venir a su antojo, desviarse cuando lo desee y encontrar su camino propio después de experimentar muchos otros.

Es fundamentalmente egoísta, quiere ser reconocido exclusivamente por sus logros y le resulta intolerable compartir la carga de otros menos capaces e imaginativos que él. El Mono dirigirá. Brillará y triunfará. Pero antes debe librarse de las tentaciones que le presenta Escorpio.

Escorpio aspira a la creación. Es capaz de emprender y llevar a buen término proyectos importantes y complejos. El Mono es un ser notablemente moderado. La faz Escorpio de su personalidad le brinda inspiración y lo atrae hacia territorios más salvajes que los comúnmente frecuentados por los Monos.

Puede que, al principio del viaje, el Mono proteste, ligeramente mareado por el aire enrarecido. Pero en cuanto consigue algo de qué ocuparse, se adapta instantáneamente a las situaciones nuevas y encuentra enseguida un proyecto en el que poner la mira.

Quizás este nativo parezca ligeramente engreído y demasiado charlatán. Algunos Escorpio Monos dan la impresión de tener un disco rayado dentro de la cabeza y repiten eternamente historias que ya han contado cien veces. Necesitan que, de tiempo en tiempo, se les llame la atención sobre su incorregible manía de parlotear.

Afortunadamente, reciben las críticas con una sonrisa. Para ser Escorpio, estos sujetos tienen muy buen humor. Pueden sentirse angustiados y destrozados por la duda, pero siempre salen a flote.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *