Escorpio Perro

Escorpio, una ciénaga emocional de complejidad sin igual, se estrella contra la naturaleza franca, directa, abierta y altruista del Perro

El Perro de corazón tierno, inquieto y dubitativo, se sentirá confundido al saber que ha nacido bajo el signo de Escorpio. «¿Qué es esto»?, dirá el Perrito recién nacido.
Desde luego, existen montones de similitudes positivas entre ambos signos. Los Escorpio y los Perros saben consagrarse y dedicarse a una persona o una tarea. Escorpio brinda su fuego a la dedicación, y agrega los celos en caso de traición. Tanto los Escorpio como los Perros son gente de opiniones fuertes. El Perro es un poco más «sabelotodo» que el reservado Escorpio. Pero éste puede ser más conversador. Además, el Perro suele hacer gala de comentarios acerados y mordaces. Con la lengua viperina de Escorpio y los sarcasmos del Perro, este nativo no es de los que se andan con vueltas para decir lo que piensan.
El Escorpio Perro es, entonces, acerbo y sardónico. Pero al mismo tiempo será gentil y propenso a amar a los demás como si fueran sus hermanos. Cuando se sienta contrariado (y, debido a su nerviosismo y su inquietud naturales, eso ocurre a menudo) morderá. Estos nativos son belicosos y aunque rara vez empleen la violencia física, pueden herir profundamente con sus palabras sádicas. Digamos que el Escorpio Perro se sirve de su lengua y de su mente para abrirse camino en la vida.
Estos sujetos poseen una mente analítica y desde los primeros años de su juventud aspiran a cambiar el mundo. Son proclives a los juicios definitivos. Hacer concesiones les resulta casi imposible. No son Perros amistosos y abiertos que mueven la cola por cualquier cosa, Los Escorpio Perros quieren ir directo al corazón del problema. Son fáciles de herir. Pero al llegar a adultos por lo general ya se han resignado a convivir con su insatisfacción. Es entonces cuando la faz Escorpio sale verdaderamente a la luz y comienzan a mostrar en público su personalidad crítica y sarcástica. En este nativo, la resignación es una cualidad. Le permite reír, no sólo del mundo en general, sino también de sí mismo. La edad le proporciona la perspectiva necesaria para convertirse en un satírico divertido y agudo.
También existe una suerte de dulzura en este Perro rabioso. Bajo sus comentarios ácidos y sus frases irónicas, siempre podemos encontrar una lucecita de comprensión humana y de sincera buena voluntad. El Escorpio Perro no desea el mal a nadie. Ama a la humanidad. Es por ello que la desmenuza para conocer mejor su funcionamiento interno y poder mejorarla. Este sujeto quiere el Bien, y esto es incuestionable.
Pero, como todos sabemos, cuando se habla del bien el mal nunca se encuentra demasiado lejos. El mal acosa a los hombres virtuosos, los tienta y pone a prueba su probidad. El Escorpio es un tentador de primer orden. «Vamos, mete la mano en la caja. No se enterará nadie. No te pongas tan nervioso. Aprovecha la oportunidad…» Los Escorpio Perros sufren muchísimo en manos de este demonio. Deben resistir con todas sus fuerzas para no ceder al diablo. Para ellos, la risa es un excelente antídoto contra el mal.

Sigue leyendo >>>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *