Signo Escorpio: nacidos 2 de Noviembre

Los nacidos el 2 de noviembre casi siempre están experimentando una transformación, haciendo cambios en sí mismos y en su entorno. Son protagonistas en el escenario de la vida capaces de cambiar el curso del espectáculo con su sola presencia, para bien o para mal. Los más evolucionados son conscientes de su influencia en el medio, pero los menos evolucionados suelen estar a la merced de fuerzas impersonales que parecen actuar a través de ellos y los usan como instrumentos inconscientes, a menudo con resultados alarmantes.
Por lo tanto, estos individuos deben tomar conciencia de su capacidad de transformación y dirigirla hacia un fin moral. En este sentido, tienen una gran responsabilidad para con sus familiares y amigos. Por ejemplo, las personas más sensibles pueden sentirse afectadas por las opiniones, acciones e incluso deseos inexpresados de los nacidos este día. Aunque éstos a menudo desean cambiar las situaciones que consideran susceptibles de mejoras, de hecho es posible que sus interferencias molesten a otros. La capacidad para controlar esta influencia, aguardar el momento oportuno y actuar teniendo en cuenta los intereses de la pareja o los hijos, es un indicio de su grado de desarrollo espiritual.
Las transformaciones producidas por los nacidos el 2 de noviembre pueden ser de gran envergadura, ya que son capaces de cambiar la estructura, la dirección y el propósito de empresas comerciales o grupos sociales y religiosos. Sin embargo todo será en vano si son incapaces de superar el reto más importante: transformarse a sí mismos. Los nacidos este día suelen llegar a una encrucijada a los veintiocho años (el primer regreso de Saturno), los cuarenta y cuatro (la oposición de Urano y Saturno) o a los cincuenta y seis (el segundo regreso de Saturno), cuando deberán cambiar radicalmente de dirección. Si en ese momento consiguen cambiar interiormente, tomar conciencia de sus necesidades y resolver satisfacerlas, tendrán grandes probabilidades de avanzar en el camino. Pero si no son capaces de hacer los cambios necesarios en su interior, comenzarán a estancarse y con el tiempo se sentirán frustrados, furiosos y deprimidos.
Estos individuos a menudo se obsesionan por el dinero, el sexo y el poder, pero no deben permitir que estos intereses dominen su personalidad. Han de procurar no tomarse las cosas tan a pecho y adoptar una actitud despreocupada y alegre ante la vida. Si ponen su poder al servicio de una causa humanitaria, lograrán hacer una gran contribución al mundo.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *