Signo Acuario: nacidos el 31 de Enero

Los nacidos el 31 de enero desean ser escuchados. También les gusta ser vistos y pueden ser profundamente infelices si se los mantiene alejados de los escenarios durante mucho tiempo. En efecto, ser apreciados y comprendidos por un reducido grupo de amigos íntimos es muy importante para su confianza y autoestima. Los nacidos este día son muy sociables y se deprimen cuando se ven obligados a mantenerse ocultos. Pero si han sufrido emocionalmente o su imagen de sí mismos ha quedado deteriorada, pueden pasar una época verdaderamente mala que les exija aislarse. Por fortuna, se recobran con bastante rapidez y pronto están compartiendo de nuevo con el mundo su efervescente personalidad.

Debido a los aspectos más teatrales de su personalidad, algunos de estos individuos se encuentran con que los demás no les dan mucho crédito cuando ellos van claramente muy en serio. A menudo desean ser valorados no sólo por sus atributos visibles, sino también por el significado de sus palabras. Muchos abrigan el secreto deseo de que los consideren profundos, pero aun así siguen siendo para otros como un canto lírico con el que soñar o una primorosa flor que puede admirarse abiertamente. Algunos de los nacidos este día intentan desesperadamente cambiar esta imagen siendo alternativamente duros, críticos, ingeniosos o filosóficos, pero nada funciona. A veces llegan al extremo de ser insultantes, y sin embargo siguen cayendo bien a los demás, que excusan su comportamiento y, claro, no ven ninguna profundidad en ellos.

Una razón por la que los atributos externos de los nacidos este día se convierten en el centro de atención es que son realmente atractivos. Al principio, esta atención puede resultar halagadora, pero en casos extremos se va degradando cuando los nacidos este día se sienten tratados como objetos atractivos y nada más. De muchos de ellos, no es sólo el aspecto, el comportamiento o el buen gusto lo que atrae a los demás, sino la belleza de sus creaciones, ya sean hijos, productos comerciales, un talento cuidadosamente pulido u obras de gran creatividad. Aun así, a menudo se quedan con la idea de que en realidad nadie los aprecia por ellos mismos, por sus valores intrínsecos.
Los nacidos el 31 de enero que no aprecian del todo esta atención probablemente no encontrarán una solución sencilla al problema. Es posible que, por frustración, abandonen la actividad que más éxito les reporta y prueben otra cosa sólo por obtener una reacción más sentida de los que están a su alrededor. Pero una solución mejor es tratar de no depender tanto de lo que piensan de ellos los demás y tener el valor de proyectar sus pensamientos y sentimientos más profundos de una manera coherente (en lugar de esporádicamente). Tomando la firme decisión de no amoldarse a las expectativas que los demás tienen de ellos, de un modo inteligente y deliberado, se granjearán todo el respeto que desean.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *