Signo Capricornio: nacidos el 6 de Enero

Comprobarlo todo es fundamental para los nacidos el 6 de enero, analizando o sondeando a los demás y a sí mismos para encontrar la verdad de una situación dada, ya sea metafísica o pragmática. Este impulso por encontrar el sentido se manifiesta de muchas maneras, desde la especulación filosófica hasta la búsqueda más básica del mejor modo de vivir.
Incluso los más materialistas de estos individuos suelen creer en una divinidad, fuerza de la naturaleza o espíritu universal. Para ellos, la existencia física por sí misma ya es una prueba de los prodigios de esa fuerza universal. Los más espirituales aspiran a encarnar lo intangible en su existencia cotidiana a través de la entrega, el amor, el deber y el sacrificio. Demuestran interés por todas las manifestaciones físicas del espíritu. Su interés por el mundo no suele ser tan técnico como filosófico y poético. Pero aunque tienden a ser muy subjetivos, expresan ideas poco convencionales con gran claridad, de modo que los demás las entienden. Por lo tanto, al margen de su profesión a menudo son maestros en el verdadero sentido de la palabra.
Son individuos muy valientes, en absoluto reacios a enfrentarse al peligro. Reconocen el poder de las fuerzas oscuras, pero al mismo tiempo irradian una inocencia y una luz que ablanda los corazones más duros y se ganan a los escépticos más recalcitrantes. Son auténticos creyentes y su visión interior permanece inalterable a pesar de las pruebas más duras. No es exactamente que crean en sí mismos, sino en un poder mayor que ellos del que están imbuidos de algún modo.
Pueden surgir varias dificultades en las exploraciones de los nacidos este día. Quizá la más evidente sea que creerán ver pruebas de sus ideas por todas partes y llegarán a creer que todo lo que ocurre tiene un significado especial para ellos. Otra es que sientan una gran necesidad de contar con seguidores que los adoren por llevar la «luz» a los demás. Finalmente, quizá resulten ser demasiado exigentes para alguien que prefiera tomarse la vida menos a pecho y que no necesiten apenas que los «enseñen» o que sometan sus observaciones al proceso de verificación constante que exigen los nacidos el 6 de enero.
Por mucho que pueda decirse de los nacidos este día, sus reacciones son reales y sus opiniones, sinceras. Quizá parezcan poco realistas y dependientes, o simplemente sean despreciados por ingenuos, pero básicamente no cambian, ni siquiera cuando alcanzan la madurez. Pero conservando una actitud de asombro reverente están a menudo muy por delante de las críticas negativas que reciben. En su momento descubrirán, a través de la experiencia o del estudio, a qué les conviene más entregarse en esta vida.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *