Géminis Buey

El Buey es una bendición para el espíritu retozón de Géminis

Nos hallamos aquí en presencia de un Géminis sereno, que ama la familia y no desdeña el confort. Un Géminis nacido en un año del Buey irá siempre hacia adelante, aunque más lenta y resueltamente que otros Géminis, hacia sus metas mayores y menores. Sí, este Géminis es un pensador. Pero no se lo puede acusar de saltar de la idea número uno a la idea número treinta y tres y luego de vuelta a la idea número uno, en exactamente dos segundos. Es capaz de concentración y podrá realizar grandes obras.
Éste sujeto puede mostrarse sorprendentemente diferente de lo que parece. El Géminis Buey, como todos los Bueyes, parece más bien aburrido a primera vista. Pero esperen a que abra la boca. Esperen a que se ponga a contar su último accidente con el auto, o cómo huyó de su casa a los dieciséis años porque su padre le pegaba y su madre bebía. Esperen a que hable de su hijo menor, que asiste a la Universidad en Inglaterra y conoció a una chica que practica la brujería. Usted lo escuchará como en un trance. Cuando se encuentre con un Géminis Buey ya no podrá dejarlo. Estos sujetos son cautivadores como una buena novela.
Los Géminis Bueyes son también humoristas. No pertenecen al tipo jovial que se esfuerza por hacer reír a la gente contándole chistes. Inyectan un humor discreto, casi imperceptible, en cada una de sus palabras. Y uno sonríe y presta atención, ávido de escuchar más. Nada de bromas groseras ni codazos en las costillas; simplemente una corriente continua de humor fino y espiritual.
El Buey suele ser solitario, y éste no es la excepción. Apreciará muchísimo sus momentos de soledad. Por locuaz que pueda ser, el Géminis Buey posee una fuerza interior inquebrantable. Ama los placeres simples y los ideales sanos. Tener sueños nobles está muy bien, pero si son irrealizables, al Géminis Buey no le interesarán. “Sí, me encantaría tener un castillo en España. Pero como ya tengo una casa bastante grande acá, que me cuesta mantener, y tres hijos que enviar a la universidad, creo que nunca podré comprármelo” dice el Géminis Buey, siempre razonable. Este nativo prefiere una cena íntima de varios amigos a una recepción gigantesca en la que desfilen cincuenta personas por minuto, todas vestidas de gala.
A este individuo le gusta mucho el campo y sus necesidades y preferencias se ven fácilmente satisfechas por nuestra Madre Tierra. Será capaz de viajar cincuenta kilómetros para conseguir el jamón ahumado que desea, pero no considerará que esto es un lujo. Es una persona que exige la calidad y encuentra difícil conformarse con productos de segunda categoría.
¿Exigente? ¡Por supuesto! Quiere que todo sea perfecto. No le molesta esperar, pero detesta el desorden, el desperdicio y las pérdidas de tiempo. Los tontos le causan horror y no se detiene a escuchar a los chiflados. A los Géminis Bueyes puede llegar a acusárselos de algo de arribismo y de cierto esnobismo, por su manía de deslizar nombres muy conocidos en la conversación. Para este nativo, la gente a quien se conoce es casi tan importante como las cosas que se conocen.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *