Géminis Rata

El Géminis Rata es generoso: le encanta dar todo, no importa lo que sea

Estrella centelleante de todos los fuegos del genio y siempre lleno de historias divertidas, el Géminis Rata conversa amablemente de grupo en grupo en todas las reuniones, encantador y espiritual, fascinante y fascinado. Atrápelo si puede.
Y el hecho es que sí se puede. Pero antes deberá descubrir la clave secreta del Géminis Rata, que se reduce a una palabra: “Yo”. Este sujeto observa el mundo a través de la bruma casi impenetrable de su ego.
Los Géminis nacidos en los años de la Rata conjugan el espíritu conservador de los Géminis con la nerviosidad excesiva de la Rata. Ambos signos prosperan en el movimiento. ¡No lo olvide! Es como una mariposa impulsada por un motor poderoso, siempre en movimiento, totalmente absorbida por la puesta en práctica de sus talentos, que a veces él mismo ignora.
Desea hacer reír y llorar a la gente, o, por lo menos, hacerla reaccionar ante su persona, su dinamismo, y obligarlos a admirar su personalidad maravillosa. Es activo por naturaleza, y está convencido de que todo lo que él ha creado u obtenido es reemplazable. Los Géminis Ratas saben siempre por instinto que su cerebro fértil está preparado para concebir una idea nueva.
En cuanto a la perseverancia, eso ya es otro cantar. Los Géminis Ratas sólo aceptarán quedarse en un mismo lugar o realizar una tarea de largo aliento si los beneficios son absolutamente seguros. Por dinero, esta Rata es capaz de ir todos los días a un empleo. Pero no hay que olvidarse de pagar’e el precio máximo. Si está convenientemente retribuido, se quedará mientras dure la empresa.
Los Géminis Ratas poseen una cierta fantasía que suaviza la atmósfera a veces bastante pesada que rodea a las otras Ratas. A los Géminis les encanta lucirse. El Géminis Rata no es la excepción de esta regla y, como al mismo tiempo es sumamente activo y está imbuido de la enorme energía de la Rata, es capaz de ser muy teatral. Sus capacidades de vendedor son tales que podría venderle hielo a un esquimal.
Si bien los Géminis Ratas saben deslumbrar y brillar, carecen, en cambio, de espíritu de decisión. Nunca se sienten verdaderamente seguros de lo que quieren hacer. “Y bueno, veré qué pasa la semana que viene. Te llamaré. No, mejor lo pienso un poco. No estoy muy seguro…” etcétera. Sencillamente, los Géminis Ratas son antojadizos y caprichosos.
¡Pero existe una solución para el mayor problema de este individuo! Debe encontrar el compañero que sepa hasta dónde tiene que alargarle la cuerda todas las mañanas para evitar que se pierda durante el día. Tiene que ser alguien de personalidad sólida que sepa manejar el ego de este sujeto, permitir que el Géminis Rata se active, empapándose en su propio Yo, y tirarle de las riendas todas las noches para que el queridito vuelva al corral. Este nativo dará bastante trabajo. Pero vale la pena.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *