Leo Gallo

El físico longilíneo del Leo Gallo forma parte de su fuerza indomable

Los numerosos talentos del Gallo permitirán a este Leo una gran variedad de elecciones generalmente inaccesiles a la personalidad de Leo, más unidireccional. A cambio, el Gallo se beneficiará con el aura del León, noble, generoso, magnánimo. Si uno de ambos signos es débil en algún aspecto, el otro es fuerte. Son perfectamente complementarios.
El Leo Gallo necesita adquirir medios económicos considerables. Sin dinero, se torna malhumorado, taciturno, o, peor aún, puede abandonarse a las drogas o la corrupción. Esta persona sufre de un orgullo casi enfermizo. La imagen que se forma de sí mismo depende por entero de la fachada que se inventa y en la cual cree. Cuando proyecta esta imagen en su pantalla interior y le complace, procede a proyectarla hacia el exterior. Es mucho menos espontáneo de lo que parece.
Estos nativos viven sujetos a altibajos de proporciones épicas. Se elevan, planean y suben más alto que sus sueños más locos; después, de golpe, caen a tierra a una velocidad extraordinaria. Y ¡milagro! se levantan, se sacuden el polvo de la ropa, se arreglan el peinado y arremeten impasibles a la conquista de nuevos territorios. Como los gallos de riña, los Leo Gallos son resistentes, musculosos y de piel dura.
A veces tienen un orgullo exagerado. O bien se complacen pensando que son extraordinarios, o bien se contrarían porque son tan extraordinarios y nadie parece notarlo. Tanto en un caso como en el otro, cuando les da el ataque de suficiencia se vuelven insoportables. Se pavonean, sacan pecho, tratan de llamar la atención de todo el mundo. Un verdadero castigo para los que deben aguantarlos.
Pero estas crisis de presunción no duran mucho. La vida en su sabiduría inimitable, endereza las cosas enseguida. El bebé se enferma y hay que llevarlo al hospital. ¡Corre, Leo Gallo! Mamá ha sufrido un desmayo. ¡Vayan a buscar al Leo Gallo! Él sabrá lo que hay que hacer. Resulta asombroso observar cómo actúa este personaje en las situaciones delicadas y urgentes: su comportamiento es ejemplar, pese a que da la impresión de que nada le importa demasiado.
El Leo Gallo es un dandi. La ropa y lodo lo que tenga que ver con el aspecto personal complace su sentido de la elegancia. Jamás sale de su casa sin arreglarse, salvo un caso de fuerza mayor. Siempre tiene un foulard, un broche o un adorno para realzarla estudiada sencillez que le gusta afectar.
Todos los Leo Gallos tienen enormes cantidades de amigos. Cuando uno se relaciona con estos nativos, permanece fiel a ellos en la prosperidad y en la adversidad. Y como suelen tener muchas adversidades y no demasiadas prosperidades, las personas que cultivan su compañía serán amigos de verdad. Los Leo Gallos son raros e interesantes, inteligentes y talentosos, capaces de volver a empezar siempre de cero. Los nuevos sueños y proyectos constituyen la trama misma de su vida atareada. Sin embargo, temen el peligro. Y no sin razón: el peligro acecha en todas partes en su vida trepidante. Deben buscar la moderación y rodearse de amigos leales que acudan en su ayuda en caso de dificultad (lo cual sucede con bastante frecuencia).

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *