Leo Gato (I)

Leo Gato y el Amor

Como el Leo Gato es extremadamente popular entre el sexo opuesto, tendrá considerables dificultades en mantener a distancia a sus admiradores. El Leo Gato posee un temperamento bastante ardiente y puede dar la impresión (falsa) de ser libidinoso. En realidad, este nativo juzga a una pareja potencial ante todo por su ca-pacidad de integrarse al orden de su propio universo. Es más prudente que apasionado.
Si usted ama a un Leo Gato, nunca caiga en el pecado de la vulgaridad, sea cual fuere. Demuestre que tiene buen gusto y refinamiento. Destaque su amor por el hogar: este sujeto encuentra sus principales placeres en la sala de estar de su casa. Sea alegre y, haga lo que hiciere, no lloriquee. Aprenda a mirar a su Leo Gato con admiración y no espere de él regalos suntuosos, sino montones de consejos sabios y exhortaciones sobre los modos de evitar las cosas fastidiosas de la vida, desde las corrientes de aire a los descubiertos bancarios.

Compatibilidades de los Leo Gato

Se sentirá atraído por los Aries, Libra y Capricornio Cabras y Cerdos. También le gustarán los Sagitario Cerdo. No se asombre si un buen día se despierta junto a un Perro y lo adopta para toda la vida; los sujetos bajo los signos de Géminis Perro, Libra Perro y Sagitario Perro le fascinan, pues tienen un aire «comprometido» que place a su altruismo. No ocurre lo mismo con los Tauro, Escorpio y Acuario Ratas, Tigres y Gallos. Y tampoco le agradan mucho los Escorpio Dragones ni los Tauro Gato.

Leo Gato: el hogar y la familia

Con toda seguridad, el Leo Gato exigirá elegancia en los ambientes de su casa. Muebles de estilo ornarán un hogar sólido sobre el cual, sin duda, no pesarán hipotecas ni cuotas pendientes. Tal vez el gusto de este nativo lo lleve a disponer algunos detalles de grandeza ostentatoria. Esto es característico, pero no grave.
Este nativo será un padre afectuoso y dedicado, que exigirá trabajo y respeto de sus vástagos. Por lo general, los Leo Gatos no toleran que sus hijos se dejen llevar por tonterías de ninguna clase. La frivolidad se reserva para las vacaciones; el resto del tiempo hay que dedicarlo a trabajar.
Los Leo Gatitos son granujitas astutos que no confían en nadie más que en sí mismos y suelen llenar la vida de sus padres con medallas y diplomas. Pero también pueden mostrarse insolentes, puesto que siempre tienen razón. Y hasta pueden llegar a la rebeldía si —Dios nos guarde— han nacido en un hogar ruidoso y vituperante. Los Leo Gatos detestan el ruido, salvo si lo hacen ellos. El niño de este signo necesita contar con su espacio propio, con su rincón privado, donde descansaren calma entre los exámenes y las lecciones de piano, los cursos de informática y las clases de danza.

Leo Gato y la profesión

Pocas tareas escaparán a las habilidades del Leo Gato. Manual o intelectual, el trabajo representa el objetivo en sí. Sea cual fuere la carrera que elija, este sujeto se sentirá feliz practicándola, y sin duda obtendrá resultados brillantes. A este nativo le encanta lucirse y ser adorado por sus colegas y compañeros, subordinados o iguales.
Para un Leo Gato resulta muy difícil no ser el jefe. Pero, contrariamente a ciertos otros Leo, el Leo Gato es capaz de aceptar puestos relativamente subalternos, o al menos no se vuelve loco si no consigue tal o cual ascenso.
Como patrón, este nativo será ligeramente paternalista pero tratará de actuar de modo equitativo. Sin embargo, no quedará ninguna duda de que la estrella del espectáculo es él y que todos los otros empleados no son más que actores invitados. Servidor obediente, el Leo Gato sólo será obsecuente cuando no tenga otra alternativa.
Algunas de las ocupaciones que más convienen a la personalidad de este individuo son: anticuario, médico, joyero, abogado, maestro o profesor, filósofo, veterinario, artista.

Volver a Signo Leo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *