Leo Gato

El Leo Gato es un doble felino con todo lo evasivo y furtivo que implica esta alianza

Este sujeto es tan rápido y agudo de ingenio que conocerlo es preguntarse qué fue de él. Real e independiente, refinado y dotado de la noble generosidad del León, este sujeto posee los dones necesarios para alcanzar la grandeza. Sin embargo, los Leo Gato buscan muy raramente el poderío o la celebridad. Por lo general, se sienten de lo más satisfechos quedándose en su casa para escuchar el tintineo de las monedas.
Son delicados, y este único rasgo de su carácter impide que los Leo Gatos procuren los fuegos de la publicidad. Estos nativos no desean ver el lado sórdido de la vida. Huyen de las efusiones de sangre, los conflictos, las confrontaciones y las enemistades. Buscan una vida activa pero apacible.
Como Leo, a este sujeto no le gusta pasar inadvertido. Y prefiere tener la razón. El Leo Gato conserva su derecho leonino a la pompa y la vanidad pero no arroja su superioridad a la cara de los otros. Es un egocéntrico bien educado. Jamás impone a los demás la alta opinión que tiene de sí mismo. ¿Cómo? ¿Usted no sabe que él es maravilloso? No importa. Él sí lo sabe.
Se puede confiar en el juicio de este nativo. Posee un sexto sentido que le señala las situaciones delicadas. Olfatea los problemas de los demás y ayuda a sus amigos en la necesidad.
A pesar de este don del diagnóstico, raramente se deja llevar por las complejidades humanas. Su instinto le advierte cuando algo está por ponerse feo, y huye enseguida en la dirección opuesta. Los Leo Gatos evitan las aguas turbulentas. Procuran la claridad en todas sus relaciones. En el trabajo, les gusta saber qué es lo que les espera. Y en las relaciones humanas, quieren saber dónde están parados. Si el bizcocho se deshace, no quieren tener migas en su lado de la cama.
El Leo Gato posee capacidades notables. Es una persona de buena voluntad y participa de buen grado en lo que sea… siempre que le den el mejor puesto. Es igualmente capaz de comprender la necesidad de la humildad y por lo tanto se aviene a tocar el segundo violín cuando la situación lo requiere. Si no se le ofrece el papel principal, el Leo Gato retrocede con gracia, para saltar mejor la próxima vez.
El Leo Gato suele evitar el brillo de los reflectores por un sentido de la autoconservación. Si este signo, en el que se reúnen dos felinos, tiene catorce vidas, se debe sin duda a que sabe quedar fuera de la línea de fuego.
Este Leo es prudente y generoso, hábil y sabio. Sabe aprovechar las oportunidades y no se queda jamás con los brazos cruzados.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *