Leo Perro

Los Leo Perros son pesimistas

La respetabilidad, el heroísmo y la fidelidad eterna del Perro, aliados a la lealtad, la nobleza y el espíritu filantrópico del León dan como resultado el sujeto más serio y consciente que sea posible imaginar. Es tan indulgente con aquellos a los que ama, que si uno de sus amigos cometiera un horroroso crimen a sangre fría en su presencia, él negaría haberlo visto. Inventaría una excusa. Pagaría las fianzas, las multas, los abogados. Y cuando al fin lograra sacar a su amigo de la cárcel, le pagaría unas vacaciones en un lugar remoto. El Leo Perro se hace cargo de sus seres queridos, pase lo que pasare, contra viento y marea.
Por las razones que acabamos de mencionar, es muy raro que estos nativos, les ocurra lo que les ocurriere, lleguen a sentirse verdaderamente decepcionados. Desde el principio consideran la vida como una suerte de infierno en la Tierra, bullente de injusticias y engaños de toda clase, que ellos tratan de espantar con sus ladridos. Su pesimismo no destruye su inmenso potencial de fe. Ciertos otros nativos de Perro tienen tendencia a refugiarse bajo una silla y quedarse allí hasta el fin de sus días, gruñendo y mostrando los dientes si algo o alguien amenaza con obligarlos a salir. No es el caso de los Leo Perros. Sus vidas caprichosas les infligen pesados desafíos que ellos soportan con valentía para salir airosos y sonrientes, enfrentando sus responsabilidades.
Todos Leo Perro se han casado varias veces. Hombres o mujeres, han tenido aventuras que harían avergonzar a una estrella de Hollywood. Son seres muy ardientes. El sexo les encanta. Pero más que nada, aman la pasión.
Al Leo Perro se lo conoce por su capacidad de trabajar ardua y sostenidamente en áreas diferentes y difíciles. Ningún individuo de este signo espera que el éxito le llegue fácilmente ni se preocupa de que hayan ascendido en su lugar a otro empleado menos competente. Su especialidad es avanzar en la vida con resolución y vigor. Los Leo Perros no sueñan. Actúan.
También son personas notoriamente lentas. Detestan apresurarse y prefieren las situaciones en las que puedan tomarse el tiempo necesario. Son cautos y cuidadosos. Y cuando logran algo les gusta saber que se lo han ganado con el sudor de su frente.
Los Leo Perros viven casi siempre en guardia, y pueden ser muy belicosos. Tienen una clara tendencia a la riña. Por otra parte, no pueden evitar prestar mucha atención a los detalles… y a los que no los cuidan. Y la desaprobación de un Leo Perro hace que uno se sienta un criminal. Pero tranquilícese: no dura mucho. Una simple sonrisa bastará para derretir su corazón tierno, y si uno se echa a llorar (aunque sean lágrimas de cocodrilo) mientras él rezonga, lo llevará a cenar para hacerse perdonar.
Como el Leo Perro presta muchos servicios a todo el mundo, es particularmente sensible a los favores que recibe, y sabe devolverlos con creces. De este modo no sólo muestra su gratitud, sino también el modo como él quisiera que fuera el mundo. Enuncia su política mediante el propio ejemplo. Una manera muy sutil de intentar mejorar el mundo. Pero, por desgracia, no muy eficaz.
Al contrario de la mayoría de los Leo, el Leo Perro es sumamente modesto. No quiere aplausos ni recompensas. De los demás, no necesita más que amor y respeto. Y aun si no los recibe sigue siendo leal, justo y tolerante.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *