Libra Dragón

Los Libra son manipuladores natos. El Dragón tiende a ser receloso

Los Libra buscan el equilibrio en todos los campos. Los Dragones procuran ser vistos y oídos. Ninguno de estos dos signos es particularmente taciturno. La alianza de ambos es tumultuosa. Pero pese a su naturaleza tormentosa, el Libra Dragón tendrá el don de construirse un destino fuera de lo común. El Libra Dragón no es un cualquiera.
Muchos Libra, porque son naturalmente discretos y buscan el equilibrio, sabrán guardarse su personalidad en el bolsillo, aunque sólo sea para no hacer olas. Pero aquí entra en escena el excitante Dragón. Los Dragones son ardientes y están convencidos de saberlo todo; quieren competir y quieren ganar. Yo tengo la impresión de que, en este signo, Libra consagra buena parte de su energía a convencer al voluble Dragón de que se bata en retirada al mencionado bolsillo. Y (si usted conoce a alguno de estos potentes individuos, podrá corroborarlo) no lo logra muy a menudo.
El Dragón nacido bajo el signo de Libra consigue llegar en la vida. Cualquiera que sea su origen, podremos estar seguros de que no terminará en el mismo casillero del que ha partido. Estos nativos conocen el significado del adagio que reza: «De la vida se recibe exactamente lo que se le ha dado». Contribuyen a sus propios triunfos, sacan provecho de sí mismos y no temen arriesgar su orgullo para alcanzar sus objetivos.
El Libra Dragón es un signo de creación. Pero es, sobre todo, un signo de interpretación. Estos nativos combinan el discernimiento con la energía, el idealismo con el vigor, la locuacidad con la jactancia. A veces resultan algo excesivos. Pero no hay de qué preocuparse. Estos sujetos exuberantes nos transportan en viajes fabulosos a través de sus mundos imaginarios y exaltantes. Este signo goza de una distinción única: puede adularse a sí mismo con aparente impunidad. Para el Libra Dragón, la vida existe exclusivamente para su uso y placer. Manifiesta pocos escrúpulos en tomar lo que necesita y dejar el resto. Su ego goza de perfecta salud.
Los Libra Dragones no renuncian jamás. No son seres trabajadores, aburridos y sacrificados. En absoluto. Son brillantes e inclusive fanáticos. Y cuando digo que «no renuncian» quiero decir que ni siquiera reconocen oposición alguna. Para el Libra Dragón, la oposición no existe. Los obstáculos se derriten a su paso. ¿Será magia? se pregunta uno. Y yo respondo: sí, es magia. En la personalidad de este nativo hay una suerte de hechicería. Es egocéntrico y bastante indiferente a las necesidades de las multitudes o las tendencias del mercado. Pero, misteriosamente, sabe qué hacer para complacer a las multitudes o conquistar el mercado. Juega basándose en sus intuiciones… y gana.
Ubicado en el centro de la atención, la personalidad del Libra Dragón funciona sin inconvenientes. Todo marcha bien mientras los proyectores lo enfoquen a él. Se mostrará expansivo, divertido, gracioso, se pavoneará y echará fuego sin cansarse siempre que uno sintonice el canal de él. Y también será gentil, tierno y sentimental cuando su ego se sienta satisfecho. Pero cuidado. No le permita sospechar que usted está a punto de cambiar de canal. Puede tornarse verdaderamente malo cuando lo agravian.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *