Libra Gato

Al Libra Gato le gusta vivir una vida plena de gracia y elegancia

Los Libra nacidos en los años del Gato son almas caseras, recelosas y melindrosas. A estos sujetos les cuesta mucho confiar en alguien. En ellos, la aversión de Libra a emitir juicios apresurados se transforma casi en una negación total a juzgar cualquier cosa, cualquier persona. Vacilan tanto antes de comprometerse o tomar una decisión, que con frecuencia se les escapa la presa.
Exteriormente, este nativo calmo y delicado, razonable y gracioso, parece tener todo lo necesario para ser un compañero ideal. Pero la imagen no siempre corresponde a la realidad. No olvidemos que el Gato, en las situaciones de conflicto, corre a esconderse. Detesta los problemas. Nunca ataca de frente. Desaparece, sencillamente.
El Gato de Libra es el más inasible de todos los Gatos. Nunca se lo puede retener… ¡ni siquiera en el curso de una batalla! Además, atar su carro a un ideal o aun a otro ser humano es algo que casi va más allá de sus fuerzas. Los Libra Gato son la encarnación de la indecisión desorientada. Y peor aún: eso es lo que les gusta.
En una persona joven, esta vacilación constante resulta aceptable. En estos tiempos, los jóvenes parecen consagrar cierto número de años a la tarea de “encontrarse”. Pero si uno ha llegado a los treinta años sin “encontrarse”, se puede concluir con bastante certeza que no había nada que encontrar. Los Libra Gatos suelen proseguir esa búsqueda toda la vida, sin encontrar jamás algo… ¡ni siquiera a los ochenta años! Dan vueltas y más vueltas. Nunca algo es lo bastante bueno para su gusto refinado. Y así terminan quedándose siempre en el mismo lugar (que bien puede ser la casa de su mamá), por la carencia del impulso que los decida a un cambio cualquiera.
El Libra Gato no es obstinado. Si se ve confrontado a una decisión urgente, podrá parecer irritado o malhumorado o dar voluntariamente la impresión de una lúgubre seriedad, para que nadie lo llame ni vaya a verlo. Se envuelve lo menos posible en las interacciones humanas, pese a que su atestada agenda podría hacer pensar todo lo contrario.
A los Libra Gatos les gusta la vida social. Van a fiestas, conocen a personas famosas (con cuyos nombres tienden a lucirse) y conversan animadamente con las personas que creen que pueden serles de utilidad o simplemente divertirlos. Pero cuando se retiran y vuelven a su casa, cierran herméticamente las persianas y se sumergen en la seguridad del hogar. Valoran mucho el bienestar doméstico y lo defienden celosamente. Los Libra Gatos llegan incluso a convertirse en víctimas de su necesidad de seguridad. La vida bohemia y la incertidumbre los asfixian. Por vanguardista que parezca, el Libra Gato es siempre un burgués inveterado.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *