Piscis Gato

¿El Gato devora al Pez?

No. Esta alianza fascinante es sumamente dichosa del principio al fin. La sensibilidad de Piscis combina admirablemente con la prudencia y la modestia del Gato, con su amor por el hogar y la casa. Su carrera de guardián del refinamiento y la elegancia será larga y gratificante. Sus talentos artísticos son casi seguros y, lo que es más, sabrá sacar provecho de ellos.
Este Gato es de una nobleza innata. Hay pocas cosas que no pueda acoger en su espíritu extenso de Piscis. Ayudado por el Gato razonable, este nativo podrá obtener mucho de la vida. Es bien sabido que estos dos signos evitan los conflictos, huyen de los enfrentamientos y se abstienen de mezquindades y venganzas. Ningún servilismo artificial obstaculizará el progreso de este sujeto. El Piscis Gato llega siempre precisamente adonde quería ir y nunca se mete por senderos trillados.
Será una persona circunspecta. Guardará silencio cuando no conozca a su auditorio. Sólo tomará la palabra cuando se sienta en terreno seguro. No es muy sociable y no se deja llevar por modas. Su objetivo es la simplicidad; es enemigo de la complejidad. El Piscis Gato busca el orden y la razón, y se forma una capa protectora con sus fuertes opiniones. Lo que otros toman en él por indecisión no es más que su renuencia a participar en cualquier cosa que no concuerde a la perfección con su manera de pensar.
Directa o indirectamente, los Piscis Gatos trabajan a menudo para el progreso de alguien al que juzgan digno de su esfuerzo. Para ellos la gloria puede ser un impedimento. Sin embargo, alcanzan la celebridad con frecuencia. Son observadores incisivos de todos los aspectos de la vida humana, que saben interpretar con originalidad. Pueden ser espirituales y no vacilan en servirse del humor para hacerse entender.
Nunca impetuoso ni audaz, el Piscis Gato avanza con sus patas de terciopelo. No será particularmente creativo y a veces se apropiará de ideas ajenas. Pero la seriedad y la admiración que irradie harán parecer inútiles las innovaciones. Descubrimiento y divulgación serán los dominios de este Gato. Querrá clasificar todo lo que le parezca confuso. Comprende el secreto y sabe utilizar la discreción a su favor.
El Piscis Gato es un solitario, un ser doméstico que se aferra a todo lo familiar y no se mezcla con lo mundano. Se lo podrá acusar de esnobismo pues es propenso a la suficiencia y la complacencia de sí mismo. Detesta los cambios bruscos, a los cuales reacciona como si se tratara de terremotos.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *