Sagitario Tigre

El Sagitario Tigre con obstinación pero también con encanto, aspira a no dejar de ser niño

A este sujeto le encantan todos los aderezos de la aventura y los aparatos, los viajes al espacio y a los países más remotos. Desde luego, los niños no pueden realizar sueños tan espectaculares. Se contentan con el efecto que podría causar viajar en una cosmonave o sumergirse a cientos de kilómetros en las profundidades del océano. Y bien, los Sagitario Tigres son exactamente así. Fantasean con la aventura. Pero nunca van muchos más lejos que los límites de su jardín. Sí, dan largos paseos por las montañas, descubren ruinas y coleccionan y clasifican todas las piedras que encontraron en el camino. Pero estos sujetos adorables y raros jamás se alejan mucho de su casa.
No es que el Sagitario Tigre no se desplace. Por el contrario. Es capaz de ir a pasar la velada a lo de un amigo que vive en la playa y después manejar toda la noche para poder abrir el negocio a las ocho de la mañana. O hace viajes de negocios sin extrañar su hogar. El Sagitario Tigre no permanece atado a un solo árbol toda la vida. Pero sigue la senda que le oponga la menor resistencia. Prefiere quedarse con aquellas personas de las que se siente seguro a partir en busca de nuevos amigos o tratar de seducir a una nueva pareja. Aunque la aventura no deja de constituir la mejor parte de la vida de estos nativos, la mayoría de las veces ocurre más que nada dentro de su cabeza.
En sociedad, el Sagitario Tigre es alternadamente extrovertido y reservado. Esta irregularidad de humor proviene, según creo, de que este individuo se ve impelido a salir de su ambiente por su impetuosa faz de Tigre, pero cuando llega a una fiesta se aburre de inmediato y lamenta no haberse quedado en su casa y su mundo interior. El Tigre no ceja en su intento de propulsarlo hacia la sociedad, pero a Sagitario le interesa más ocuparse de sus libros y sus buenas causas. A veces ocurre que las presiones de la interacción social lo ponen tan incómodo —sobre todo con personas a las que no conoce— que el Sagitario Tigre termina por conducirse de manera incorrecta o fuera de lugar.
Este sujeto es un observador agudo. Puede concurrir a reuniones o participaren ciertas actividades con el único fin de observar. El Sagitario Tigre advierte todo, es sensible a las menores variaciones de tono o de clima. Se sentirá fascinado por la novedad y la excentricidad. Cuando pone su interés en algo, lo desmenuzará hasta en sus menores detalles y descubrirá de eso todo lo que se pueda saber. De este modo, el Sagitario Tigre se va formando una biblioteca interior de personajes sobre los cuales lo sabe todo. Entretenimiento singular, pero innato en este sujeto. Yo lo llamo “coleccionador de personas”.
Por supuesto, este individuo recibe, al nacer, el don de la intrepidez y la franqueza. Es víctima de la temeridad y la jactancia de Sagitario y del arrebato y la vacilación del Tigre. Esto hace que a veces dé la impresión de meterse en los asuntos de los otros, aunque lo que quiera en realidad sea ayudarlos. Pero estas características le proporcionan también gran impulso a todo lo que estas personas hagan en la vida. Como sucede con todos los otros Tigres, su primer objetivo debería ser la moderación. Detente, Sagitario Tigre, reflexiona antes de saltar, frena tu lengua antes de hablar, abandona la convicción de que la opinión pública siempre se equivoca. Cada vez que te aventures en el ancho mundo, no olvides de llevar un litro o dos de sabiduría.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *