Sagitario y el Amor

Sagitario y el Amor

Britney Spears es del signo Sagitario.

Sagitario es caballeresco y grandilocuente en su amor. Es como si antes de él el amor no existiese, como si él fuera el único que conoce la pasión, como si él la acabara de inventar.

Y su fuerte amor, el único amor del mundo, no tiene fronteras, no sabe de frenos ni restricciones. Por el contrario, todo obstáculo será para él un aliciente más, sean las diferencias sociales, los problemas económicos o incluso la misma distancia.

Y es que a Sagitario le encanta sentirse caballero andante que sortea mil obstáculos y lucha encarnizadamente contra numerosos enemigos para conseguir a la amada. El objeto de su amor es un ideal que alcanzar, una fe por la que vivir y trascenderse, un objetivo por el que luchar. Y cual Quijote, él mismo podría decir:

…y allí tomaré la bendición y buena licencia de la sin par Dulcinea; con la licencia pienso y tengo por cierto que acabar y dar felice cima a toda peligrosa aventura, porque ninguna cosa desta vida hace más valientes a los caballeros andantes que verse favorecidos de sus damas.

Pero una vez que su sed de aventuras, su lucha por el ideal amoroso, su fascinación por lo lejano han sido satisfechas, una vez que su amada se encuentra bien segura al abrigo del sacramento matrimonial, el arrojado Sagitario se vuelve de lo más convencional: buen burgués dedicado a sus negocios, amante de la buena mesa y cariñoso padrazo de sus hijos. Las grandes aventuras tal vez se reduzcan entonces a alguna que otra aventurilla…

Pero en este último caso no ocultará sus infidelidades. Nada más lejos o mezquino para su noble carácter, aunque él no transige con la infidelidad ajena. ¿Injusticia?

No, es que los otros no sufren tanto como él, al que la infidelidad le hace sentirse morir, como si le quitaran el suelo bajo los pies… Y, además, ¿cómo alguien que dice quererle, si realmente lo quiere, puede hacerle al Sagitario semejante traición? Realmente, le resulta inconcebible.

En cualquier caso, todas sus acciones o palabras, sean de romántico amor, de pasión exaltadora, de deseo irreprimible o de negra desesperación, seguro que serán francas y leales, rebosarán vida y calor y que, en el fondo, por muy torturadas que quieran ser, toda su persona desprenderá alegría de vivir.

Por quién se siente atraído

Sagitario podrá vivir exultantes aventuras amorosas con los otros dos signos de Fuego, Aries y Leo. Especialmente con Aries, la llamarada puede ser espectacular, ya que aunará la fogosidad propia de ambos signos a la sed de aventuras que comparten.

La relación con Leo, aun exaltada e idealista, será más serena y equilibrada. Con los aéreos Acuario y Libra también puede despertarse una buena atracción sentimental. Con el primero será altamente idealista y transportadora; con el segundo, romántica y divertida.

Y como el agua apaga el fuego, las llamas de Sagitario son incompatibles con la humedad de Cáncer, Escorpio y Piscis.

Sin embargo, el signo opuesto a Sagitario en la rueda zodiacal, Géminis, es su pareja complementaria.

Ambos pueden compartir muchos intereses, ya que a los dos les gusta el movimiento, los viajes, el conocimiento de cosas nuevas y el trato con mucha gente.

El defecto es que ambos son demasiado móviles y, en momentos críticos, tal vez les falte la suficiente tranquilidad y serenidad.

Otro aspecto que les puede hacer chocar es que Sagitario es muy idealista y, por el contrario, Géminis es de un astuto pragmatismo; Sagitario, directo, franco y algo brusco, mientras que Géminis es hábil y político. Claro que, si no chocan, lo que a uno le falta, el otro lo pone.

En ese caso, si se trata de una mujer Sagitario, la fascinará ese hombre delgado y nervioso, de mirada viva y brillante, inestable e inquieto, pero animado, sociable y buen conversador, cuya necesidad de desarrollar múltiples actividades coincide con el gusto por la acción de la mujer Sagitario.

Si se trata de un Sagitario varón, seguramente le atraerá una mujer graciosa, ligera, extrovertida, cambiante, adaptable, divertida, coqueta, frívola, indisciplinada y caprichosa… Perfecta para el flirteo y una relación liviana, flexible y animada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *