Tauro Gallo (I)

Tauro Gallo y el Amor

Aunque los Tauro Gallos son serios por naturaleza y poco propensos a las frivolidades, las personas que eligen como parejas podrían hacer pensar lo contrario. A estos nativos les gusta que los diviertan; su vida ya es de por sí bastante seria. Desean un compañero complementario. Muchas veces encontrará usted a un Tauro Gallo acompañado por una persona frágil y tonta que no deja de sonreír y decir tonterías. ¿Qué es lo que le ve a ese idiota?, podrá preguntarse uno. Diversión. Risa. Placer. Entretenimiento. Jovialidad. Ligereza. Todos los elementos que le faltan a la solemne naturaleza del Tauro Gallo.
Estos individuos son fieles, hasta cierto punto. No pertenecen al tipo sentimental o lacrimógeno que promete una exclusividad física eterna. No. El Tauro Gallo está por encima de eso. Pero los vínculos afectivos aferran con fuerza el corazón de estos sujetos, y no se desprenden de ellos con facilidad. Sus pasiones son profundas. Cuando sienten un verdadero amor, estos nativos no caen en la frivolidad.
Si usted ama a un Tauro Gallo, cuídese de no pesar demasiado sobre su alma aparentemente impávida. En lo emocional, estos nativos parecen mucho más sólidos de lo que son en realidad. Si una nube negra se cierne y se demora sobre la cabeza de su Tauro Gallo, engendrando una interminable semana de silencioso malhumor, sea valiente. Sírvale las mejores comidas y bebidas. Prepare una cena romántica con velas y espere a que se muestre un poco menos gruñón… después, hable. Y hable rápido. Pregúntele qué es lo que le pasa. Insista. Demuéstrele su interés y compasión. Diviértalo. Ábrale su corazón. Los Tauro Gallo también necesitan llorar de vez en cuando, como todo el mundo. Pero no les gusta admitirlo. Ayúdelos a exteriorizar sus emociones. Ellos le guardarán una gratitud eterna.

Compatibilidades de los Tauro Gallo

Sus grandes afinidades las encontrará en los nativos de Cáncer, Virgo o Capricornio nacidos en los años del Buey, el Dragón o la Serpiente. Encontrará atractivos a los Piscis Buey y Serpiente. No se meta con los Leo Gatos o Gallos; la vanidad de ambos signos choca con la suya. Los Acuario y Escorpio Perro y Gato tampoco forman parte de sus animales favoritos: demasiada competencia por la autoridad.

Tauro Gallo: el hogar y la familia

En todo aquello que requiera seriedad y profundidad, el Tauro Gallo se destaca. Y la vida familiar, con sus vínculos y sus emociones múltiples y complejos, complace en gran medida a este nativo. Cuanto más hijos tiene, más feliz se siente. Cuanto más fiestas, reuniones, recepciones, agasajos de cumpleaños y casamientos dé, más dichoso estará. A los Tauro Gallos les encanta que los diviertan, los halaguen, que los hagan reír. Forman el público soñado para todas las fantasías y los entretenimientos familiares.
Los Tauro Gallos se toman sus deberes muy en serio y nunca se olvidan de llamar por teléfono a un pariente anciano o de celebrar el día de la Madre con una vieja tía soltera. Como contrapartida, se sienten heridos y decepcionados con los miembros de la familia que no aceptan sus atenciones y su afecto. Los Tauro Gallos son autoritarios. Si usted estaba necesitando un juego de platos, ellos se lo regalarán; pero si a usted no le gustan y se lo demuestra, se los impondrán a la fuerza, y al día siguiente usted se encontrará comiendo en esos platos, le gusten o no. A mí no me gustaría en absoluto tener una suegra de este signo. También de niños los Tauro Gallos son serios y aparentemente inconmovibles. No les resulta fácil exteriorizar sus emociones débiles y no pertenecen al tipo de los llorones. Bajo una superficie de dureza y reserva, son adorables, pero no les gusta que uno hurgue demasiado en sus sentimientos y estados de ánimo.

Tauro Gallo y la profesión

No hay casi nada que un Tauro Gallo no pueda hacer… excepto someterse. Le convendrán todos los empleos que requieran autoridad. El Tauro Gallo podrá dirigir su propia empresa o negocio sin ningún problema. También podrá ser abogado, médico, profesor… Este nativo está lleno de capacidades.
Y, entre sus múltiples talentos, también posee el de saber ganarse la vida. No creo que sea de los que acaban volviéndose millonarios. Le gusta la vida cómoda y tranquila, pero no le interesa el dinero en sí. Sobre todo, ama el trabajo. Le gusta hacer, sea lo que fuere. Como su alma espartana no tolera con facilidad el fracaso, por lo general hace lo posible por evitarlo. Pero a veces las circunstancias escapan a su control. Cuando esto se produce, el Tauro Gallo trata desesperadamente de recrear el orden, de contenerla marea de lo inevitable mediante valientes esfuerzos. Si, pese a todo, fracasa, ofrece un espectáculo patético. Triste, doloroso, conmovedor.
Algo que jamás debería ocurrirle a un guerrero de este temple.
Sin embargo, se puede confiar en que el Tauro Gallo vuelva a remontar la cuesta, encuentre nuevas formas de levantar cabeza y satisfacer su necesidad de progreso. En realidad, no hay nada que pueda amedrentar a este nativo para siempre. Pero la lucha para volver a ascender será larga y ardua. No se trata exactamente de una mariposa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *