Tauro Serpiente

Existe en los Tauro Serpiente un talento innegable para la adquisición

Esta es la serpiente legendaria demorándose en la hierba, la serpiente natural si se desea. Como los nativos de Serpiente tienden con frecuencia a ser bastante melindrosos, la presencia del Toro en este signo es una ventaja para la parte práctica de su vida. La Serpiente será intuitiva, como de costumbre, y maravillosamente discreta; pero Tauro conferirá a su carácter una arista más terrena.

La Serpiente ama el dinero, y a ésta suele llegarle más fácilmente que a otras. Además, codician el lujo y se deleitan con el confort. El Tauro se le parece en cuanto conserva lo que adquiere.
El arte y la belleza tienen gran importancia para el Tauro Serpiente. Este nativo no sólo desea participar en la creación de estas cosas (de lo cual es perfectamente capaz) sino que desea empaparse en un ambiente totalmente artístico. Su sentido del lujo no tiene nada en común con el —digamos— deseo glotón de opulencia y riqueza del Cerdo. Los Tauro Serpientes se sienten más atraídos por la belleza armoniosa que por la exhibición ostentosa.

Como todos los nativos de Serpiente, también el de Tauro se pasará la vida combatiendo contra su gran enemigo: la pereza. Como los Tauro sufren a menudo de languidez, son testarudos y a veces comen demasiado, la indolencia de la Serpiente no ayuda en nada a este sujeto a mantener la línea.

Al igual que la mayoría de las Serpientes, este nativo tendrá una belleza especial, propia. Siempre es un placer contemplar a una Serpiente. Pero la belleza de una Serpiente de Tauro será más sólida, menos fría y diáfana que la de las demás.

Este Tauro será un moroso. Comenzará y abandonará cien veces una tarea antes de acabarla en sus menores detalles. No es que estos nativos sean vacilantes o inseguros. Pero les encanta tomarse el tiempo necesario para llevar a cabo sus tareas… ya se trate de hacer el amor o tejer un pulóver.

Los nacidos bajo este signo parecen flemáticos. Pueden dar la impresión de ser demasiado serios. Pero, curiosamente, el Tauro Serpiente es capaz de tonterías enormes y bromas delirantes. Es un error muy frecuente juzgar áridas a estas personas.

La simulación es siempre un problema en las Serpientes. La lógica y la paciencia innatas del Toro quizás atenuarán esta mala tendencia, que sin embargo resurgirá a la superficie de vez en cuando. Las Serpientes le cuentan mentiras a todo el mundo… inclusive a sí mismas. Tal vez esta sea una de las razones por las que actúan con lentitud cuando deben enfrentar un conflicto inevitable. Son capaces de convencerse de que lo que les está ocurriendo en realidad no ha ocurrido nunca.

Los celos no son extraños a este signo. El Tauro es un animal celoso. A las Serpientes les cuesta ser fieles. La alianza de ambos presenta problemas evidentes. ¿Porqué sigo con Juan? Porque Juan es mío. ¿Por qué lo engaño? Porque adoro seducir. ¿Por qué vuelvo con Juan? Porque Juan es mío.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *