Virgo Caballo

El Virgo Caballo es una persona a la vez altiva y elegante

El Caballo es un luchador, realizador de grandes cosas y a veces también —pese a su tendencia a la ostentación— un poquito alocado y apasionado en exceso. El Virgo, como ya lo sabemos todos, es reservado, tiene buen gusto, se cuida de no pasarse de la línea en el libro de imágenes para colorear de la vida y, también, es algo maníaco.
¿Comienza usted a percibir el cuadro que veo yo? Estos sujetos poseen todo el talento caracoleante del Caballo, apenas moderado por la reticencia y la discriminación del Virgo. Y, por otro lado, tenemos —quizá de manera un poco más evidente— a un Virgo que renuncia a su reserva característica en la cantidad exacta que le hace falta para comunicarse con las masas. Hay Virgos que sufren sinceramente por su naturaleza poco expansiva. Suelen ser incapaces de tolerar el contacto con cualquiera. Suelen ser muy discriminadores. Hay quienes llegan a calificarlos de maníacos y puntillosos. Pero entonces aparece el Caballo, que con su vigor brinda a Virgo los elementos necesarios para sentirse bien consigo mismo.
Por lo general, al Caballo se lo acusa de egoísmo y se lo conoce por su extravagante manera de vestir. Pero el Caballo de Virgo es más seco, más metálico que la mayoría de los otros Caballos y, por esta razón, se viste de forma más clásica. Este sujeto poseerá una intensa seducción, una suerte de encanto majestuoso que atraerá a todo el mundo, desde la abuela hasta el perro.
El Virgo Caballo es, también, inmensamente talentoso. Su imaginación está domesticada, pero no ahogada. La creatividad está controlada. La insubordinación está aquietada por el sentido del deber y el decoro de Virgo. Este nativo tiene numerosas cualidades. Es enérgico. Innovador. Pedagogo. Es un intérprete nato, un actor brillante.
Uno o dos pequeños detalles: el Virgo Caballo tiene tendencia a la vanidad. El Caballo posee ya un ego bastante inflado, y el esnobismo de Virgo no contribuye a aplacarlo. Este nativo es un arribista que trepa por la escala social. En segundo lugar, el Virgo Caballo es de un pragmatismo intolerable. Todo lo que le sirva para avanzar le parecerá aceptable, aun cuando no se trate de algo «legal». Estos nativos son bastante inescrupulosos en lo que concierne a ganancias y logros. Son trabajadores competentes y conscientes, pero les gusta monopolizar el estrellato.
Pese a todo esto, el Virgo Caballo es también un ser caritativo. Le gusta luchar por buenas causas y, cuando se mira en el espejo, le complace encontrarse con el reflejo de alguien que se preocupa por los demás. En conjunto, el Virgo Caballo es una persona equilibrada que comprende su papel en la vida, sabe mantener las manos limpias y no utiliza indebidamente su influencia. Es afable y la gente lo quiere sinceramente.
Resumiendo, este sujeto es un ciudadano sólido y lo declara sin falsa modestia. Es entusiasta y merece el respeto de los demás.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *