Virgo Dragón

El Virgo Dragón es duro de pelar

Tiene ánimo suficiente para hacer estallar a toda Australia. Siempre observa una actitud de modesta reserva, propia de Virgo, para disimular con dignidad su gusto por la sangre fresca. Este signo combina el decoro de Virgo con el fuego chisporroteante del Dragón.
Si usted busca la eficacia, esta es una combinación difícil de vencer. Las buenas maneras de Virgo suavizan el carácter tempestuoso del Dragón. Este nativo es un ser ambicioso con una mente como una trampa para osos hecha de platino.
Este Dragón es menos fanfarrón y voluble que los otros, pues tiene una mente discriminadora. Sin embargo, cuando monta en cólera (lo cual no es raro) produce verdaderas exhibiciones de fuegos artificiales. La alianza del Dragón y Virgo, pese a todos sus rasgos complementarios, contiene demasiado egocentrismo como para poder considerarla armoniosa. Los Virgo Dragones son exigentes y de carácter fuerte; poseen una lengua áspera y vituperante. Los climas que producen no suelen ser exactamente acogedores.
Aunque este nativo se lanza a la vida con el corazón desbordante de ternura y sentimentalismo, la madurez le aporta desencanto. Como consecuencia, suele tornarse una persona hastiada, indiferente y, a veces, hasta peligrosa.
Una de las características más importantes del Virgo Dragón es su férrea voluntad. Este nativo acomete la vida con un celo ardiente que linda con el fanatismo. Desde luego, el triunfo corona con frecuencia a estos individuos tan resueltos. Pero para alcanzar el éxito dejan muchos cadáveres en el camino. Lo que el Virgo Dragón desea, lo obtiene.
Estos sujetos pueden ser sumamente atractivos y seductores. Poseen cierta arrogancia en el porte y saben vestirse. Nacen con la bendición de una buena salud y se mantienen en forma para conservarla. Los Virgo Dragones son personas que quieren «llegar» en la vida, vencer a sus rivales, obtener el título mundial en su especialidad, y nada podrá impedírselo. Salvo su terrible carácter.
Los Virgo Dragones patalean, echan humo, se agitan y gritan. La tercera parte del tiempo la pasan furiosos: contra su familia, contra su jefe, contra sí mismos. Detestan el fracaso y se reprochan con odio cuando cometen el menor error o la menor torpeza, como golpearse los dedos con el martillo. Por supuesto, un comportamiento tan tempestuoso enfría un poco a los que podrían sentirse atraídos por este demonio seductor. El Virgo Dragón no tiene peor enemigo que él mismo. Es insolente y no sabe pasar inadvertido.
Este individuo tan resuelto no tiene tiempo para perder en conversaciones triviales, y prefiere consagrarse a cosas serias. La poesía no es su fuerte. Al Virgo Dragón le encanta la competencia, en los deportes e inclusive en la guerra, en el comercio y las transacciones, y le gusta ser la estrella. No le ofrezca pan; más bien regálele un buen pedazo de carne cruda que él pueda devorar.
Bromas aparte, este nativo tiene la suerte de poseer una extraordinara confianza en sí mismo. Siempre sabrá conservar la cabeza despejada y las ideas claras. Siempre terminará todo lo que comience y rara vez decepcionará a sus colegas y socios. Los Virgo Dragones exigen de la vida la parte que les corresponde, y la mayoría de las veces la obtienen.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *