Géminis Tigre

El Géminis Tigre es impetuoso y necesita buenos frenos

Si se combina arrebato con ligereza, se obtiene la explosiva mezcla de este signo. Para completar, el vigor y la seducción de este nativo se complementan con una suerte de sociabilidad felina y generosa. Sumamente agradable de contemplar, pero difícil para aferrarse a él.
Como los Géminis no cesan de saltar de un lado al otro, de la filosofía a las noticias, de los proyectos laborales a las aventuras amorosas, este personaje posee de por sí una buena dosis de energía dinámica. La inestabilidad de Géminis se ve aún más acentuada por nuestro viejo amigo el Tigre, convencido de que es extraordinario, de que uno debería elegirlo de inmediato como el Rey de la Selva y ¿podría usted correrse un poco, por favor, para que él pase a sentarse en su trono? El encanto, el magnetismo y la autoridad naturales del Tigre, unidas al humor cambiante de Géminis producen en este nativo una especie de benévolo demonio de la velocidad.
En el plano emocional, los Géminis Tigres no dejan de meterse en situaciones delicadas. Su deseo de ser considerados maravillosos y vencedores puede empujarlos a soñar con grandes proezas. Pero con soñar no basta. Alguien tendrá que manejar la máquina. Los Géminis Tigres dan la impresión de exudar impetuosidad por todos los poros, como diciendo siempre: “Mírenme. Soy el Géminis Tigre. ¿No soy magnífico? Mi belleza, mi inteligencia, hasta mis colores son impresionantes, ¿no?”
Sí, de acuerdo. Ahora, siéntate.; Y por el amor del cielo, piensa! No, no de esa manera revoloteante; nos referimos a una forma de reflexión sólida y prospectiva. ¿Adónde quieres ir, realmente? ¿Cuál es tu meta principal? ¿Cómo vas a evitar esas muchas otras metas, insignificantes y transitorias? Géminis Tigre, tú serías capaz de saltar al primer ómnibus si te pareciera que alguien te miraba fascinado por tu aura. Quizá tres paradas más adelante vuelvas a recordar adónde te dirigías. Pero, como eres tan … aventurero, puede que eso no te importe, sigas en el ómnibus y recién te bajes en la terminal, sea cual fuere . No, no eres estúpido. Pero a veces cometes tales tonterías que uno se queda sin palabras.
Con frecuencia, a la gente que desdeña una rosca para concentrarse en el agujero del medio le ocurren cosas desagradables. Y los Tigres nacidos bajo el signo de Géminis atraen buena cantidad de chascos y desengaños. Nada los apega verdaderamente a la Tierra, salvo el momento, la ocasión, el azar, la fiesta fabulosa, la chica lindísima en un asiento de cine, la hermosa dama vestida de rojo.
Desde luego, los Géminis nacidos en un año del Tigre son de una seducción devastadora. Uno queda automáticamente magnetizado por sus maneras atractivas y su encanto asesino. Pero si no aprenden desde muy temprano rutinas y hábitos que canalicen sus energías y modelen su espíritu explosivo, estos nativos podrán enojarse mucho con la vida. Cuando se posee semejante atracción natural la vida resulta fácil. Pero ¿después qué? ¿Qué pasará si recibe un golpe duro? ¿Qué pasará si su pareja lo abandona, si sus hijos se enferman o si se queda sin trabajo? ¿Qué harás tú entonces, Géminis Tigre? ¿Adónde irás, a quién fascinarás? ¿Al Destino?
No. No puedes vivir siempre de relación en relación, de un lado al otro. La vida terminará por atraparte. Y entonces tendrás que mirarla cara a cara, y quizás hasta debas mirarte así a ti mismo. Yo sé que estas palabras quizá no te gusten. Pero tú sabes que has huido siempre de la introspección. Sin embargo, si te tomaras el tiempo de reflexionar por adelantado y aplicar a tus obras no más de uno o dos de tus numerosos talentos, podrías mover montañas. Tú sabes que eres fuerte. Pero también eres perezoso. Prefieres jugar a la seducción. Y esto es una tontería (y tú lo sabes, Géminis Tigre).

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *