Tauro Caballo

El Tauro Caballo posee muchos talentos y capacidades

Ávido de ejercer su dominio sobre los demás, el Tauro Caballo quiere hacer el papel principal en todos los dramas de la vida. Por naturaleza, al caballo le gusta lucirse, y aun encerrado en el cuerpo y el espíritu de un Toro laborioso y tolerante, este bravo pony podrá dar una coz, mostrar que él es el amo y, en ocasiones, hasta arrojar a su jinete … sólo para que nadie lo ignore.

Desde su infancia, el Tauro Caballo manifiesta a menudo muchos talentos. A veces es un niño prodigio en la música, en las artes plásticas o aun en los deportes o lo intelectual. A mí no me sorprendería encontrar algunos nativos de este signo entre los niños que ganan concursos internacionales a la edad de seis años. El niño de Tauro Caballo es obediente y buen alumno, diligente y ambicioso en la primera parte de su vida. Escucha a sus padres y practica sus ejercicios de piano.

Pero en algún momento, en el tumulto de la adolescencia, cuando comienza a relacionarse más con los otros, el genio del Tauro Caballo se encuentra comprometido por la vida en sociedad, por las exigencias de una vida “normal”. No es que el inteligente Caballo no pueda adaptarse. Es imposible. Él es diferente, y se siente separado de todo eso, a la vez porque se siente especial y por su amargura porque no lo hayan elegido para el premio Nobel a los trece años. El Tauro Caballo halla satisfacción en la grandeza. Si no, se muestra malhumorado pues nadie reconoce su genio.

Para muchos de estos nativos el crecer es una suerte de decepción. La vida era tan fantástica cuando papá y mamá aplaudían hasta sus menores palabras, cuando sus maestros le decían que jamás habían visto un alumno tan capaz. Pero ser adulto es una desgracia. Hay que salir a probarse al mundo exterior, abrirse paso entre personas mucho menos talentosas que uno y que, por un capricho del azar, suelen avanzar más rápido.

Querido Tauro Caballo, permíteme que te demos algunos consejos. Es cierto que tú tienes más talentos y capacidades que muchos otros. Eres un ser humano maravilloso. Pero, en la vida en sociedad, eres perezoso. No deseas hacer un pequeño esfuerzo suplementario para telefonear a alguien que necesite consuelo, para ir a visitar a la abuela enferma del colega que te prometió darte un buen contacto de trabajo, etcétera. Tú quieres privilegios. Lamento tener que decírtelo, Tauro Caballo, pero los privilegios se adquieren en la experiencia de la subida hacia la cima.

Si tú renuncias antes de comenzar, los esperarás durante mucho tiempo. Siempre habrá alguien menos talentoso y más modesto que tú que te quitará la alfombra mágica de debajo de tus cascos resplandecientes.

Nadie puede decir que este sujeto no sea un trabajador empeñoso, siempre es el primero en llegar a la oficina y el último en irse. Los Tauro Caballos son materialistas y les encanta poseer cosas bellas. Tienden a mostrarse vanidosos de sus riquezas y se visten de modo colorido pero conservador. No tienen nada de aburridos. Tienen mucho de qué hablar. Los nativos de este signo son personas responsables y respetables. Con la edad, su discreción y sus maneras van mejorando, y poco a poco renuncian a la imagen infantil de prodigio que puede hacer cualquier cosa sin malas consecuencias, a causa de su talento superlativo.

En realidad, aunque es brillante por naturaleza, el Tauro Caballo es más un instintivo que un intelectual. Es capaz de pensar, pero prefiere seguir los dictados de su intuición. Es capaz de reflexionar, pero prefiere la música, ¡o inclusive jugar al fútbol! Este sujeto exigirá de su entorno mucha comprensión, paciencia, buen humor, calma.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *