Virgo y el Amor

Signo Virgo y el amor

Keanu Reeves es del Signo Virgo.

Virgo puede sentirse muy atraído por Capricornio y entre ambos establecerse una relación sólida y estable, ya que son signos de Tierra, que se distinguen por su sobriedad y responsabilidad. Pero, seguramente, su relación sentimental con Tauro disfrutará de más apasionamiento y sensualidad.

Con Escorpio y Piscis puede despertarse un gran magnetismo, historia apasionada con el primero y romántica con el segundo. En cambio, es incompatible, generalmente, con Libra, Acuario y Géminis.

Pero el signo que más atracción ejercerá sobre el racional Virgo es Piscis, signo que, por su situación en la rueda zodiacal, constituye su polo opuesto y, en consecuencia, complementario.

Efectivamente, la fantasía desbordada de Piscis, su aspecto evanescente y misterioso, y sobre todo su inaprehensibilidad, son cualidades opuestas a la racionalidad, fría objetividad, orden y sistema del cerebral Virgo: lo que a uno le falta, el otro lo suple, por lo que forman una buena pareja, en la que no se perderá la mutua afinidad a lo largo de los años.

Por esta razón, a la mujer Virgo la atrae un hombre, tal vez no demasiado corpulento, de formas desvaídas y suaves, mirada dulce, triste y acuosa, con una expresión dolorida inconfundible, que despertará todo el instinto protector de la compasiva Virgo.

Sólo una cosa: Virgo no debe empeñarse ni en su acostumbrado orden ni disciplina ni en exigir, según su costumbre, una claridad meridiana, ya que el Piséis se distingue precisamente por su carácter caótico y confuso.

Si se trata de un hombre Virgo, le atraerá seguramente una mujer imaginativa, romántica, soñadora, intuitiva, receptiva, impresionable, dúctil, cariñosa y sensual…

También algo vaga, perezosa, indolente, confusa o engañosa. Pero ¿qué importa? Nada más verla, su encanto le hará olvidar estos fallos…

Pero, cuidado: puede llegar a ser mentirosa, desastrada, intrigante, mitómana. Y entonces al Virgo no le quedará más remedio que volver a su ordenada y clara soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *